Miles de personas conmemoraron el 70 aniversario del lanzamiento de la bomba atómica sobre Hiroshima en varías ciudades del mundo. En distintos eventos públicos se reclamó el fin de los arsenales de armas nucleares.

Activistas y ciudadanos en general se concentraron en plazas públicas de ciudades como Bombay, París, Santa Mónica (EE.UU) Londres o Ciudad de México,  portando carteles y dando arengas en favor de la paz y el desarme nuclear.

En tanto en Hiroshima, el alcalde de esas ciudad, Kazumi Matsui, pidió al primer ministro japones, Shinzo Abe, y a otros líderes mundiales como el presidente de EE.UU., Barack Obama, que "trabajen incansablemente para lograr un mundo libre de armas nucleares".

El 6 de agosto de 1945, un B-29 bautizado Enola Gay que volaba a gran altitud encima de la ciudad, arrojó una bomba de uranio dotada de una fuerza destructora equivalente a 16 kilotoneladas de TNT. El número de muertos se estima en 140.000, en el momento del impacto y posteriormente por efecto de la irradiación.

Después del ataque sobre Hiroshima, EEUU lanzó una segunda bomba nuclear el 9 de agosto de 1945 sobre la ciudad de Nagasaki, lo que forzó la capitulación de Japón seis días después y puso fin a la II Guerra Mundial.

En marzo pasado, el número total de "hibakusha" (sobrevivientes de la bomba) que quedaban en Japón o residiendo en otros países ascendía a 183.519, prácticamente la mitad de los 372.264 que había en 1980, y su edad media superaba por primera vez los 80 años.

EFE