En la foto Daniel Pittet (58) y Francisco (80) en una reunión que mantuvieron en el Vaticano en 2015.
En la foto Daniel Pittet (58) y Francisco (80) en una reunión que mantuvieron en el Vaticano en 2015. | Fuente: L'Osservatore Romano

El papa Francisco pidió perdón a las víctimas de sacerdotes pederastas y condenó la absoluta monstruosidad y el horrible pecado de la pederastia en el prefacio de un libro en el que su autor, Daniel Pittet, cuenta cómo fue abusado de niño por un religioso a lo largo de cuatro años.

"Se trata de una absoluta monstruosidad, de un horrible pecado que contradice todo lo que predica la Iglesia", subraya el pontífice en el prólogo del libro que publica hoy en exclusiva el diario Bild.

Acto aberrante. El papa se pregunta "cómo puede ser que un sacerdote, consagrado a Cristo y a su Iglesia, llegue al punto de causar tanta desgracia", con la que "no sólo daña al niño, sino también la vida de la Iglesia".

Francisco recuerda que muchas víctimas abusadas por religiosos durante su infancia incluso se han suicidado. "Estos muertos pesan en mi corazón, así como en mi conciencia y en la de toda la Iglesia. Quiero expresar mi amor y mi dolor a sus familias y pedirles perdón desde la humildad".

El acecho del mal. El papa, que conoció a Pittet en 2015 en el Vaticano, subraya la importancia de que su testimonio llegue a otras personas, "para que todas entiendan cuán profundamente puede penetrar el mal incluso en el corazón de un servidor de la Iglesia".

"Quiero darle las gracias a Daniel, porque testimonios como el suyo hacen posible superar el silencio de plomo en torno a los escándalos y sufrimientos, pues aportan luz a una oscuridad terrible que se esconde en la vida de la Iglesia", explicó. (Con información de EFE)

Esta es la portada del libro de testimonios de Daniel Pittet, quien fue víctima de abuso sexual por un sacerdote católico.
Esta es la portada del libro de testimonios de Daniel Pittet, quien fue víctima de abuso sexual por un sacerdote católico. | Fuente: Ediciones Mensajero