Pierre y Danielle Le Guennec | Fuente: AFP | Fotógrafo: BORIS HORVAT

Pierre y Danielle Le Guennec, el electricista de Pablo Picasso y su esposa, fueron condenados en 2015 a dos años de prisión por haber conservado 271 obras del pintor en secreto. Este martes comparecerán ante el tribunal de apelación de Lyon. Se trata del tercer juicio de la pareja.

En diciembre de 2016 lograron la anulación de su condena de cárcel con el argumento de que el tribunal de Aix-en-Provence, al sudeste de Francia, no había demostrado que las obras "procedían de un robo".

Tras haber defendido durante el primer juicio que Picasso le había regalado entre 1970 y 1973 las obras, realizadas entre 1900 y 1932, Pierre, que ahora tiene 80 años, cambió de versión en el segundo proceso judicial en 2016.

Entonces, aseguró que se trataba de una donación de su viuda Jacqueline tras la muerte del artista malagueño en 1973, "quizás" para retirarlas del inventario de la herencia.

Pocos meses antes de la muerte de Picasso, "ella me dijo que quería guardar en mi casa unas bolsas de basura", entre 15 y 17, según el electricista.

Supuestamente, Jacqueline le pidió más adelante que se las devolviera, exceptuando una de las bolsas, después de haberle dicho: "Guárdela, es para usted", explicó Le Guennec durante el juicio.

La mayoría de las obras son dibujos, litografías y collages que no fueron firmadas ni formaban parte del inventario de Picasso antes de su muerte. Se volvió a tener conocimiento de ellas después de que Le Guennec se las mostrara a Claude Ruiz Picasso, hijo del artista, para que certificara su autoría. Entonces, los herederos lo denunciaron de forma inmediata.

(Con información de AFP)

¿Qué opinas?