El presidente de Bolivia, Evo Morales, asistió a un servicio religioso en Nueva York por la curación de su homólogo de Venezuela, Hugo Chávez, quien se encuentra en Cuba para recibir tratamiento contra el cáncer que padece.

Morales acudió junto al canciller venezolano, Nicolás Maduro, al servicio religioso y ambos fueron recibidos con vítores por los alrededor de 300 asistentes al acto, que contó con la intervención telefónica del propio Chávez y con la presencia del actor estadounidense Sean Penn, que se marchó poco después de que comenzara la ceremonia.

El presidente de Bolivia subrayó su voluntad de "orar por la paz, la justicia social y las reivindicaciones de los pueblos" en el discurso que dio durante la ceremonia, que tuvo lugar en la iglesia luterana Riverside, situada al norte de Manhattan.

Morales, que está en Nueva York para participar en las reuniones y debates públicos del 66 periodo de sesiones de la Asamblea General de la ONU, tuvo palabras de alabanza para Chávez y para Fidel Castro, que también se enfrenta a problemas de salud.

De ambos dijo que son "comandantes insustituibles, de la fuerza de toda América".

Por su parte, en una llamada telefónica inesperada durante el turno de palabra que se ofreció a las asociaciones comunitarias de Nueva York, Hugo Chávez felicitó a Morales por el discurso que dio hoy en la Asamblea General.

Desde Cuba, el presidente venezolano alabó, asimismo, los discursos pronunciados este mismo miércoles por la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, y de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, en ese foro multilateral.

Sobre su estado de salud, Chávez explicó que hoy ha terminado su cuarto ciclo de quimioterapia, que espera "que sea el último de esta fase tan dura" que le ha "tocado vivir", puntualizó.

Además, aludió varias veces a la paz y a la necesidad "de salvar al mundo de la locura de la guerra", para lo que a su juicio hace falta "no sólo rezar, sino que se unan los países", destacó.

Por su parte, el canciller de Venezuela, Nicolás Maduro, agradeció el acto para que "la batalla de Chávez sea victoriosa y para" que su pueblo lo pueda "seguir teniendo muchos años más, para que luche por la paz y contra cualquier tipo de imperialismo".

La celebración, de tipo ecuménico (que busca la unidad entre diferentes cultos) estaba organizada por diversos grupos sociales y religiosos de Nueva York, entre ellos Pastores por la Paz, Petro Bronx, Movimiento por la Solidaridad con Cuba y el Círculo Bolivariano Alberto Lovera.

En el transcurso de una visita a Cuba en junio pasado, Hugo Chávez fue sometido en La Habana a una intervención quirúrgica en la que se le extirpó un tumor canceroso.

Desde entonces se ha sometido a tres ciclos de quimioterapia en La Habana y uno en Caracas. 

EFE