El volcán lleva tres días en erupción constante y en las últimas 24 horas ha generado fuentes de lava de 500 metros de altura y columnas de humo de hasta dos kilómetros, según el Instituto Filipino de Vulcanología y Sismología (Phivolcs).

| Fuente: AFP

El jefe de Phivolcs, Renato Solidum, advirtió hoy de que la erupción no muestra signos de desaceleración a pesar de que la columna de humo y ceniza se haya reducido, ya que persisten los sismos provocados por el magma que sigue subiendo hacia el cráter.

| Fuente: EFE

Desde el domingo, cuando el Taal entró en erupción, se han registrado 286 terremotos volcánicos, 125 de ellos perceptibles, con magnitudes que oscilan entre 1,2 y 4,1.

| Fuente: AFP

Phivolcs mantiene la alerta en el nivel 4, en una escala de 5, lo que implica expulsiones de lava leves, que una erupción peligrosa es inminente y que hay riesgo de tsunami volcánico, ya que el Taal -uno de los volcanes más pequeños del mundo- se inserta dentro de un lago.

| Fuente: AFP

Descienden del barco asustados y cubiertos de ceniza. Estos pequeños caballos rescatados de la erupción del volcán filipino Taal, fueron salvados por sus propietarios, que regresaron a la isla para evacuar a sus preciosos animales.

| Fuente: AFP

Más de una decena de entre ellos fueron llevados fuera de la isla volcánica en pequeñas embarcaciones, hasta la ciudad de Balete, en la orilla del lago Taal, al sur de Manila. Estos caballos, que transportan a los turistas hasta la cima del volcán, son el principal sustento de los pequeños emprendedores de la isla.

| Fuente: EFE

Cuando el volcán Taal, situado a 65 km de la capital, entró en erupción el domingo, miles de habitantes tuvieron que abandonar a toda prisa su ganado y la mayoría de sus posesiones.

| Fuente: EFE

El volcán filipino Taal, que entró en actividad el fin de semana, sigue siendo peligroso, aunque en la zona se respire una ligera "calma" aparente, dijeron las autoridades locales el jueves.

| Fuente: AFP

Las autoridades se esfuerzan en convencer a los 50.000 habitantes evacuados de sus casas el domingo de que no vuelvan a sus casas y sigan en los refugios. Pero los ciudadanos quieren regresar, recoger sus bienes, alimentar a su ganado y ver si sus casas no han sufrido grandes daños.

| Fuente: AFP

La alerta 4 obliga a la evacuación de todas las poblaciones ubicadas en un radio de 14 kilómetros alrededor del volcán, área que lleva tres días cubierta con un denso manto gris.

| Fuente: AFP

La mayoría de las familias que viven alrededor del volcán se dedican a la ganadería y a la pesca en el lago Taal, pero con la erupción han perdido su medio de vida.

| Fuente: EFE

Los terremotos han causado grietas y fisuras en quince poblaciones próximas al Taal y tres carreteras en la provincia de Batangas, por lo que se han instalado cortes y controles militares por motivos de seguridad en numerosos accesos.

| Fuente: EFE

Los controles también buscan evitar que las personas desplazadas por la erupción volcánica regresen a sus casas para intentar salvar sus pertenencias, ya que todavía persiste el riesgo.

| Fuente: EFE

Desde el domingo permanecen evacuadas 40.752 personas que vivían en la zona de riesgo, en un radio de 14 kilómetros alrededor del volcán, de las que 38.200 están refugiadas en los 198 centros de evacuación habilitados para la ocasión, según el último recuento del Consejo Nacional de Reducción de Riesgo de Desastres.

| Fuente: EFE

El volcán Taal, que se sitúa a unos 100 km de Manila, es uno de los más activos de Filipinas. Su última erupción se remonta a 1977. 

| Fuente: EFE

La erupción del Taal ha afectado a 2.772 hectáreas de cultivos de arroz, maíz, café, cacao y plátano en la provincia de Batangas, además de matar a 1.967 cabezas de ganado, lo que supone pérdidas de 577 millones de pesos (11,5 millones de dólares), calculó hoy el Departamento de Agricultura.

| Fuente: EFE

El archipiélago de Filipinas se encuentra en el "Cinturón de fuego" del Pacífico, donde las placas tectónicas entran en colisión y causan sismos y fuerte actividad volcánica.

| Fuente: EFE

El volcán Taal, que se encuentra en medio de un lago de cráter en una zona muy visitada por los turistas, es uno de los más activos del archipiélagos, situado en una zona de alta actividad sísmica al estar ubicado en el Cinturón de fuego del Pacífico.

| Fuente: EFE

La alerta de riesgo de "erupción explosiva" potencialmente catastrófica podría seguir vigente durante semanas, en función de la evolución de las observaciones sobre el terreno.

| Fuente: EFE

La erupción más fuerte de las últimas décadas fue la del monte Pinatubo, a un centenar de kilómetros al noroeste de Manila, que causó más de 800 muertos en 1991. 

| Fuente: EFE
¿Qué opinas?