El descubrimiento de nuevos cadáveres de aves en Hong Kong ha incrementado las sospechas de que China sufre un brote de gripe aviar y no lo ha denunciado, según expertos citados por el periódico hongkonés "The Standard".

En un comunicado enviado anoche por el Departamento de Conservación, Pesca y Agricultura de Hong Kong, se registró un aumento del número de casos de aves, tanto silvestres como de corral, encontradas muertas en el territorio.

Tres aves recogidas la semana pasada resultaron haber fallecido a causa del virus de gripe aviar H5N1.

"Esto debe indicar claramente un tipo de brote, y sospecho que fuera de Hong Kong", concretamente "del Delta del Río Perla" (espacio que comparten Cantón, Hong Kong y Macao), declaró al diario local Malik Peiris, profesor del Departamento de Microbiología de la Universidad de Hong Kong.

Según esta hipótesis, las aves que se han encontrado muertas en el territorio podrían haber sido arrastradas hasta aquí por la marea.

Entretanto, el secretario de Salud y Alimentación, York Chow, no acalló esta posibilidad, al apuntar el jueves que, si bien era difícil señalar de dónde procedían varios de los restos encontrados, "lo más probable es que llegaran arrastrados por la corriente del Río Perla la semana pasada o hace dos".

Los exámenes de los restos de una gallina, una garza y un halcón peregrino, recogidos esta semana, indicaron casos sospechosos de gripe aviar. Otros exámenes sobre varias decenas de aves más están en curso.

Una granja situada a tres kilómetros de donde se encontró la garza ha sido puesta bajo estrecha vigilancia. También, como medida preventiva, se ha dado la orden de cerrar la reserva natural de Mai Po durante 21 días, a partir de mañana.

-EFE