Un juez federal en el estado de Michigan absolvió a American Airlines de cargos por discriminación planteados por cinco hombres de origen iraquí que afirmaron que la línea aérea los segregó al cancelar un vuelo en el que pretendían viajar debido a su origen étnico.

En su veredicto, el juez Paul Borman indicó que la decisión de la línea aérea de no iniciar el vuelo en San Diego (California) no fue "arbitraria ni caprichosa".

Los cinco hombres proyectaban viajar a Chicago (Illinois) en agosto de 2007 después de recibir entrenamiento en California acerca de la cultura iraquí.

La decisión de cancelar el vuelo fue tomada por el capitán de la nave después de que una mujer denunciara la presencia de los hombres, uno de los cuales se puso una manta sobre la cabeza, dijeron fuentes judiciales.

El hecho de que los individuos, que mostraron una conducta sospechosa, fueran descendientes de personas del Oriente Medio o de Irak no apoya la conclusión de que la decisión de no emprender el vuelo tuviera una base racial, señaló el juez.

EFE