El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, a su llegada este jueves a la Corte de Magistrados de Westminster en Londres (Reino Unido) tras su detención. | Fuente: EFE | Fotógrafo: stringer

El gobierno de Ecuador que preside Lenín Moreno anunció que retiró la nacionalidad ecuatoriana concedida en 2017 al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, detenido en Londres este jueves tras perder el asilo diplomático que también le había otorgado Quito.

En conferencia de prensa, el canciller José Valencia dijo que los "efectos de la concesión de la nacionalidad ecuatoriana al señor Assange han sido suspendidos" el miércoles, "debido a varias irregularidades encontradas en su trámite".

La policía británica detuvo este jueves a Assange en la embajada de Quito en Londres. La nacionalidad le fue concedida al activista en diciembre de 2017 dentro de una estrategia de la anterior ministra de Exteriores, María Fernanda Espinosa, para poner fin a la situación de asilo continuado desde 2012.

Espinosa, entonces del ala más izquierdista del Gobierno de Lenín Moreno, nacionalizó al activista australiano para ofrecerle un puesto diplomático y con ese estatus poder sacarlo del Reino Unido. La iniciativa fracasó porque Londres se negó a aceptar esa decisión unilateral ecuatoriana -de la que Moreno se desligaría posteriormente- y advirtió de que lo detendría en cuanto saliera de la legación.

Hace unos meses, la diputada conservadora Paola Veintimilla hizo una investigación sobre el caso y llegó a la conclusión que se habían trasgredido las leyes ecuatorianas sobre concesión de la nacionalidad, argumento que hoy ha esgrimido Valencia para dejarla en suspenso.

En la comparecencia, de apenas cinco minutos y que tuvo lugar en el Palacio de Carondelet, dos horas después de anunciarse el arresto de Assange, la ministra Romo también acusó a WikiLeaks de formar parte de una trama para desestabilizar al Gobierno de Ecuador, en cooperación con dos "hackers" rusos en Ecuador y posiblemente también con el Gobierno venezolano.

(Con información de EFE y AFP)


¿Qué opinas?