2100 millones de personas viven sin agua potable en sus hogares. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Margarita Naupari

361 000 niños menores de cinco años mueren por enfermedades diarreicas anualmente, así lo señala la última investigación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del UNICEF. La terrible cifra se debe al consumo del agua no potable y al saneamiento deficiente.

El informe del Programa Conjunto de Monitoreo (JMP), Progresos en materia de agua potable, saneamiento e higiene: informe de actualización de 2017 y evaluación de los ODS, concluye que los niños de países en conflictos o disturbios tienen cuatro veces menos probabilidades de utilizar servicios básicos de agua y dos veces menos de utilizar servicios de saneamiento.

En la actualidad, 2100 millones de personas viven sin agua potable en sus hogares, de las cuales 159 millones aún beben agua no tratada procedente de arroyos y lagos y 263 millones tienen que desplazarse 30 minutos para poder recoger el líquido de una fuente para sus viviendas.

De igual forma el informe indica que 4500 millones de personas en el mundo carecen de servicios de saneamiento en sus hogares, 892 millones de personas – gran parte de zonas rurales- defecan al aire y libre y 600 millones de personas comparten un inodoro en sus viviendas. Además, debido al crecimiento demográfico en África subsahariana y Oceanía, la defecación al aire libre está aumentando.

"El agua potable, el saneamiento y la higiene en el hogar no deben ser un privilegio exclusivo de quienes son ricos o viven en centros urbanos" dice el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la Organización Mundial de la Salud. "Se trata de servicios fundamentales para la salud humana, y todos los países tienen la responsabilidad de garantizar que todo el mundo pueda acceder a ellos".

Miles de millones de personas han obtenido acceso a servicios básicos de agua potable y saneamiento desde el año 2000, pero estos servicios no proporcionan necesariamente agua potable ni saneamiento seguro. Esto aumenta el riesgo de contraer enfermedades que, como la diarrea, pueden afectar la salud de todo tipo de personas, especialmente de los niños pequeños, recalca la investigación.

El Foro Mundial del Agua viene desarrollando su 8va. edición en Brasil y este 2018 el tema es “Naturaleza del agua” que explora soluciones basadas en la naturaleza para los desafíos del agua que enfrentamos en el sigo XXI. El Objetivo de Desarrollo Sostenible 6 compromete al mundo a garantizar que todos tengan acceso a agua y saneamiento seguro para el año 2030.

¿Qué opinas?