La Universidad de Yale compró las "cartas de amor loco" de Simone de Beauvoir

El cineasta y escritor Claude Lanzmann vendió las 112 misivas que la filósofa y feminista francesa le envío cuando mantenían una relación amorosa.
Los filósofos Jean-Paul Sartre y Simone de Beauvoir junto al cineasta Claude Lanzmann en París, capital de Francia. | Fuente: Foto: Bettmann Archive

La Universidad de Yale compró las 112 cartas de amor escritas por la filósofa Simone de Beauvoir a Claude Lanzmann. En 1952, el cineasta, periodista y ensayista tenía 27 años cuando inició una relación amororsa con la escritora y feminista francesa, de 44.

El director de la película documental Shoah llegó a convivir con la autora de El segundo sexo hasta 1959. "Estas cartas de un loco amor sólo concernían a Simone de Beauvoir y a mí", indicó en un texto transmitido por la casa de subastas Christie's, que cita la agencia France-Presse.

El antiguo secretario de Jean-Paul Sartre señaló que no pensaba hacer conocer dicha correspondencia ni en ninguna forma de publicación. Explicó que la venta de las misivas se debió a la "escandalosa ley francesa", norma que establece que los derechos sobre los escritos de un autor, como cartas dirigidas a otros, deben pasar a sus parientes.

Y, aunque el monto de la operación todavía es incógnita, el periódico Le Monde publicó algunos fragmentos: "Querido, mi amor absoluto, mi niño adorado, no hay palabras para describirte mi amor. Estoy todavía muy cerca tuyo para las palabras. Tengo tu cabeza sobre mi espalda, tus ojos con esa mirada que no termina nunca y tus lágrimas. Sos bello, te amo a muerte (...) Sí, mi querido niño, tú eres mi primer amor absoluto, ese que solo se conoce una vez, o jamás", escribió la filósofa desde Amsterdam, en 1953.

"La prestigiosa Universidad de Yale, que ya posee manuscritos de Simone de Beauvoir y seminarios míos, que di en Yale a partir de 1985, puede, de manera justa creo, enorgullecerse de haber comprado la totalidad de las cartas de Simone de Beauvoir a Claude Lanzmann, excepcional correspondencia de amor única en el mundo", concluyó el cineasta, de 92 años.

¿Qué opinas?