Foto: Efe (Referencial)
Los ministros de Finanzas de la zona euro aprobaron hoy los detalles del instrumento temporal destinado a proporcionar financiación más barata a los estados que pudieran caer en una situación de insolvencia como la de Grecia.

La Facilidad Europea de Estabilidad Financiera (FESF) está basada en un sistema de garantías individuales que aportarán los estados participantes y con las que la entidad obtendrá dinero de los mercados para prestarlo a los socios con problemas.

Este sistema se ha ideado "para facilitar que el mecanismo obtenga la mayor calificación", uno de los principales objetivos de los socios comunitarios, según explicó el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn.

La FESF se ha creado como una sociedad limitada temporal con domicilio fiscal en Luxemburgo, país cuyo gobierno se constituirá como su primer accionista.

A partir de aquí, se comenzará a transferir acciones al resto de los estados miembros, según explicó el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, en una rueda de prensa celebrada al término de la reunión de los Dieciséis.

El mecanismo estará operativo cuando se transfieran el 90 por ciento de estas acciones, momento en el que podría movilizar hasta 440.000 millones de euros de los 750.000 millones que se anunciaron en mayo en caso de necesidad.

Hasta ese momento, estarán disponibles la parte del mecanismo de estabilización en forma de préstamos a la balanza de pagos que gestionará la Comisión Europea con cargo al presupuesto de la UE, un total de 60.000 millones de euros.

El resto lo formaría una aportación del Fondo Monetario Internacional equivalente al menos a la mitad de lo que contribuyan los socios del euro (los otros 250.000 millones restantes).

Por otra parte, Juncker aseguró que el nombramiento del consejero delegado de la FESF está "casi listo" y se hará público en los próximos días.

Más allá de la ayuda financiera, Rehn reivindicó el "compromiso muy riguroso" adoptado por los estados miembros para intensificar y acelerar, si fuera necesario (como en el caso de España y Portugal), la consolidación fiscal.

"Hay que restaurar la confianza en Europa", declaró el comisario.

-EFE