Manifestante arroja zapato a primer ministro chino en Cambridge

En diciembre de 2008, Muntazer al Zaidi, un periodista iraquí le lanzó un par de zapatos a Bush, hecho que lo convirtió en un héroe en su país.

Un manifestante pro derechos humanos arrojó hoy un zapato al primer ministro chino, Wen Jiabao, durante la conferencia que pronunciaba en la Universidad de Cambridge (sur de Inglaterra).

 

Según testigos presenciales, el zapato no llegó a alcanzar a Wen, que el pasado sábado inició una visita oficial de tres días al Reino Unido, y cayó a varios metros de su atril.

 

Sentado a varias filas del líder chino, el activista, que fue más tarde detenido por la Policía por desorden público, lanzó el calzado tras ponerse en pie y gritar: "¡Cómo podéis escuchar esto sin protestar!".

 

De acuerdo con la cadena pública BBC, el agresor también exclamó: "¡Cómo puede la Universidad retratarse a sí misma con este dictador!".

 

El manifestante fue rápidamente sacado de la sala por los vigilantes de seguridad de la reputada institución académica ante la mirada perpleja de Wen, a quien el ataque dejó paralizado por momentos, según las imágenes emitidas por la BBC.

 

Un testigo citado por la agencia local Press Association (PA) explicó que el incidente ocurrió "hacia el final de la conferencia, cuando alguien se levantó y gritó".

 

"El personal de seguridad de la Universidad se dirigió hacia el hombre, que se hallaba en la oscuridad, y él lanzó su zapato, que cayó sobre la tarima bastante lejos de Wen Jiabao", agregó la citada fuente, de quien la PA no divulgó su identidad.

 

Asimismo, un grupo de personas opuestas en la política de China en el Tíbet se manifestó a unos treinta metro de la entrada del auditorio en el que el líder chino pronunció su discurso.

 

La visita de Wen, que terminó en este país la gira que ha realizado por Europa, se ha visto marcada por varias protestas en favor del Tíbet para pedir el fin de las violaciones de los derechos humanos en ese territorio invadido por China en 1950.

 

A ese respecto, el primer ministro británico, Gordon Brown, se limitó hoy a pedir a China "diálogo" para solucionar los "asuntos esenciales del Tíbet", tras entrevistarse con su colega chino.

 

El domingo, cinco hombres fueron arrestados por desorden público durante la llegada del jefe del Gobierno de Pekín a la Embajada de su país en la capital británica, donde fue recibido por unos cien manifestantes pro tibetanos.

 

EFE