Marcha de los paraguas inundó Buenos Aires en memoria de Alberto Nisman

La lluvia estalló minutos antes de que comenzara la marcha y obligó a los manifestantes a guardar banderas y carteles para empuñar sus paraguas.

La marcha del silencio, que muchos han bautizado ya como la "marcha de los paraguas", inundó el centro de Buenos Aires bajo una lluvia torrencial en homenaje de Alberto Nisman en el día en que se cumple un mes de la muerte del fiscal que denunció a la presidenta argentina, Cristina Fernández.

La lluvia estalló minutos antes de que comenzara la marcha, que arrancó puntual encabezada por la familia de Nisman y varios de sus compañeros fiscales, y obligó a los manifestantes a guardar banderas y carteles para empuñar sus paraguas.

En medio de un fuerte dispositivo policial, los vendedores ambulantes de paraguas y ponchos sacaron provecho entre los desprevenidos de los más de los algo más de 400.000 asistentes, según informaron a Efe fuentes de la Policía Metropolitana.

En las redes sociales los argentinos hablaban de "Marcha de los paraguas", un nombre que ya había bautizado otra histórica marcha realizada en 1994, en repudio al atentado contra la mutua judía AMIA, que dejó 85 muertos.

La investigación de ese ataque terrorista, que casi 21 años sin ser esclarecido, estaba precisamente a cargo de Alberto Nisman.

"Homenaje al fiscal Nisman. Marcha del silencio", rezaba escuetamente la pancarta negra que encabezaba la manifestación, sujetada por los compañeros de Nisman.

Tras ellos, caminaba la exmujer del fiscal fallecido, la jueza Sandra Arroyo Salgado, vestida de negro y acompañada de la mayor de las dos hijas que tuvo con Nisman.

La marcha había sido convocada por un grupo de fiscales argentinos, con el silencio como principal consigna, que solo fue interrumpido por aplausos, reclamos de "Justicia" o gritos como "Nisman presente", "Nunca más" y el himno nacional.

Los manifestantes cumplieron y, tal como habían pedido los convocantes, evitaron las consignas políticas para rendir homenaje a Nisman sin sesgos partidarios.

EFE