Instagram: courtroom_art
Keith Raniere era un falso gurú de la superación personal. | Fuente: Instagram: courtroom_art

Siguen saliendo a la luz testimonios de exintegrantes de la secta NXIVM (Nexium), de Keith Raniere, un falso gurú de la superación personal. El diario El País reportó el testimonio de Paulina (37), quien contó que su amiga le prometió que le ayudaría a alcanzar todas sus metas, pero con una condición: "Me dijo que ella sería mi ama y yo su esclava", recuerda Paulina: "Y acepté".

Ambas mujeres pertenecían a la secta NXIVM, cuyo gurú Raniere fue declarado culpable en Nueva York de una serie de delitos como tráfico de personas, explotación sexual, posesión de pornografía infantil y extorsión. Raniere enfrenta a una posible cadena perpetua y conocerá su condena el 25 de septiembre de este año.

NXIVM se vendía como una organización cuyo objetivo oficial era ofrecer formaciones para una mayor realización personal de sus integrantes. El juicio de Raniere destapó una serie de crueldades. Desde el comienzo el gurú mantuvo bajo su influencia a un círculo de entre 15 y 20 mujeres con las que tenía relaciones sexuales a su antojo. Una de las víctimas tenía apenas 15 años y a su hermana la encerró en un cuarto durante dos años, todo con la supuesta anuencia de sus padres.

En 2015, Raniere creó una segunda organización paralela piramidal, llamada DOS, que se dividía en "esclavas" y "maestras". Paulina fue invitada a esta organización. Todos los miembros eran mujeres y respondían ante el gurú. Las esclavas debían tener relaciones sexuales con Raniere cada vez que él lo deseara.

Antes de ser aceptadas como esclavas, las mujeres debían entregar elementos comprometedores para ellas como fotos, cartas, documentos, que la organización amenazaba con publicar si ellas abandonaban DOS. Las "esclavas" de la secta, situada en Albany, la capital del estado de Nueva York, eran tatuadas a fuego vivo con un símbolo con las iniciales de Raniere.

Paulina perteneció a la sucursal de la secta en Monterrey (México) que, según El País, fue uno de los bastiones del grupo. Fue en San Pedro Garza García (Monterrey), donde NXIVM su primer centro en México y donde Raniere decidió esconderse cuando se revelaron los primeros abusos a finales de 2017.

Paulina accedió a formarte parte de DOS y para ingresar tuvo que pagar una garantía comprometedora, que la secta llamaba "colateral". Podía ser desde la factura de una propiedad hasta una infidelidad. Ella cumplió, pero cada vez le pedían entregar nuevos “colaterales”.

"Me pidieron que entregara fotos desnudas y lo hice", declara. Además, debía mandar mensajes a su ‘ama’: "Good morning, master", y llevar una cadena que le recordara que tenía una. El siguiente paso fue el tatuaje: "Me dijo que el símbolo era como una runa con un significado muy bonito, pero que me lo explicarían luego".

Cuando Paulina estuvo a punto de ser marcada, el escándalo explotó. "Me salvé por muy poco", señala Paulina. Ella no volvió a escuchar de DOS. "Aun así siento mucha vergüenza e impotencia, podían haber hecho conmigo lo que quisieran", dice.

Hace un par de meses, Paulina se reencontró con su antigua “ama”, quien se disculpó, entre lágrimas. "Es difícil enojarte con una persona desecha, completamente rota", cuenta: "Accedí a hablar porque mi historia es la de muchas mujeres".

La secta

Establecida en Albany, la capital del estado de Nueva York, la organización tenía centros en varias ciudades de Estados Unidos, México --donde el socio de Raniere era Emiliano Salinas, hijo del expresidente Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) --, Canadá y otros países.

Raniere, conocido también como "Grandmaster" o "Vanguard", es un hombre carismático que solía llevar largo cabello lacio, barba y gafas redondas, y exigía que las mujeres siguieran una dieta extremadamente baja en calorías, porque las prefería delgadas. En el juicio, alegó que las relaciones sexuales que mantenía con los miembros de la secta eran consentidas. (El País y AFP) 


Sepa más: