Más de cinco mil ciudadanos se consagraron en la capital de Marruecos para pedir una nueva constitución popular y democrática, oponiéndose a la instauración de una comisión propuesta por el gobierno.

"Participo para expresar el derecho que tienen los marroquíes para alcanzar una democracia verdadera a través de una reforma constitucional profunda y de varias reformas políticas que reformen el Estado y la sociedad", explicó a la agencia Efe Mustafa Ramit, líder del islamista Partido Justicia y Desarrollo (PJD).

Subidos en vehículos los organizadores lanzaron consignas a través de sus megáfonos y dirigieron por las calles a mujeres y hombres de todas las edades.

Además de Casablanca, esta mañana se llevaron a cabo manifestaciones en ciudades como Sefru y Taza que contaron con una asistencia de 1.500 y 3.000 personas, respectivamente.

Las protestas se producen después de que el rey Mohamed VI anunciase una reforma de la constitución y concediese medidas de gracia a 190 presos, el mayor indulto de este tipo en su reinado.

EFE