EFE

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, afirmó que su Gobierno no permitirá que altos mandos y oficiales del Ejército sean llevados a tribunales internacionales en demandas alentadas por los palestinos.

"No vamos a permitir que los soldados y los comandantes del Ejército sean llevados ante la Corte Penal Internacional de La Haya", dijo Netanyahu al iniciar la sesión semanal del Consejo de Ministros, ante el que acusó a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) de haber elegido la "confrontación" con Israel.

En su breve alocución, expresó que "no vamos a quedarnos de brazos cruzados" ante la iniciativa palestina de adherirse al Estatuto de Roma, que regula la actividad de la Corte Penal Internacional (CPI), y que llegado el caso su gobierno defenderá a estos soldados "con fuerza y determinación".

"Los soldados continuarán defendiendo el Estado de Israel con fuerza y determinación, y al igual que ellos nos defienden, vamos a defenderles con la misma fuerza y determinación", sostuvo Netanyahu.

El miércoles, tras el fracaso en hacer pasar una resolución ante el Consejo de Seguridad de la ONU para poner fin a la ocupación, el presidente palestino, Mahmud Abas, firmó las peticiones de adhesión a una veintena de tratados y convenciones internacionales, entre ellos el Estatuto de Roma.

Ello podría haber la puerta a una serie de demandas palestinas contra gobernantes y militares israelíes por crímenes de guerra y violación de derechos humanos en territorio ocupado, aunque se trata de arma de doble filo porque los líderes palestinos también quedarían expuestos.

EFE