“No coincide el dinero que tenemos con el valor que agregamos al mercado”

¿Cuál es el camino de una emprendedora que se convierte en inversora? ¿Qué retos enfrentan las mujeres que quieren invertir en América Latina? Repasamos los tips y conceptos claves de tres destacadas referentes en el tema.

| Fuente:

“A pesar de que tomamos el 80% de las decisiones de compra, somos sólo el 10% de los inversores en los mercados bursátiles”, afirma Silvina Moschini. A la presidenta y productora ejecutiva de Unicorn Hunters le gusta hablar con cifras y este conversatorio no es la excepción. Desde que se lanzó Escuela de Inversoras, las mujeres de negocios latinoamericanas la escuchan cada vez con más atención.

Moschini no sólo se convirtió en el referente femenino de los unicornios de América Latina sino que está empecinada en transmitir su experiencia. “Les voy a comentar lo que hice yo para convertirme en una emprendedora que ahora invierte”, asegura antes de insistir en una idea fundamental: se trata de conectar el talento con las oportunidades y de aprender a mirar los emprendimientos pero también los vehículos que hoy democratizan el acceso a las inversiones, especialmente para las mujeres.

Acompañada por María Noel Vaeza, directora ejecutiva de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe y Gina Diez Barroso, fundadora y presidenta de Dalia Empower y Grupo Diarq, Moschini abordó cuestiones relacionadas con estereotipos de género, perfiles de riesgo, estrategias de scale up y los desafíos y oportunidades que ofrece América Latina.

A continuación un resumen de los mejores conceptos y recomendaciones del encuentro.

La región

Al paisaje emprendedor de América Latina todavía le faltan muchas inversoras. Según datos de 2018, el 58% de las startups de la región no tenían mujeres entre su cap table. Por otra parte, apenas el 6% de los capitales de riesgo se destinaban a empresas lideradas por mujeres.

Ecosistema desconectado

Hay un capital sin uso, barreras de acceso para muchas mujeres a la hora de poder invertir sumas no demasiado altas y startups que pasan desapercibidas justo frente a las personas que podrían impulsarlas. El diagnóstico de este ecosistema desconectado es el punto de partida para la Escuela de Inversoras.

Su complemento imprescindible son las herramientas capaces de facilitar el acceso a las inversiones. “Se trata de crear vehículos para que uno pueda invertir con mil, cinco mil o diez mil dólares y entrar a las mismas compañías en las que otros entran con cien mil”. Con esta misma premisa, Unicorn Hunters y la criptomoneda Unicoin están democratizando las inversiones a partir de conectar a miles de personas con emprendimientos con alto grado de innovación.

Emprendedoras entre pisos y escaleras

Vaeza describe a las mujeres emprendedoras de la región de la siguiente manera: hay mujeres en “pisos pegajosos” que no pueden despegar y otras en “escaleras rotas” que no pueden subir. Las primeras están en la base de la pirámide y necesitan ayuda para emprender. Las segundas han accedido a microcréditos para iniciar sus proyectos pero se frenaron por carecer de mayores garantías. La iniciativa Inversionistas por la Igualdad se orienta a ayudar a ambas.

Estereotipos “de riesgo”

La educación y los sesgos de género son variables fundamentales para Vaeza, quién destaca: “El 95% de los analistas de riesgo de los bancos y de los venture capitals son hombres. Entonces les cuesta entender a una mujer emprendedora. Hay muchos estereotipos. Por ejemplo, tienen estereotipos tales como <la mujer va a quedar embarazada entonces va a dejar el emprendimiento> (..) Estamos trabajando con analistas de riesgo de varias instituciones financieras precisamente para cambiar esa mirada”.

Mirada de inversoras

“Has creado muchas compañías pero también has invertido en otras tantas y tienes un ojo clínico para detectar talento. Me gustaría saber qué miras”. La pregunta de Silvina a Gina Diez Barroso es exactamente lo que muchas inversoras quieren saber. Gina responde destacando el impacto pero agrega que siempre repara en las cualidades de la líder del proyecto: “No necesariamente tiene que haber creado 3 o 4 empresas antes porque siempre hay una primera vez, me fijo que la persona tenga ese hambre de crecimiento. Y me fijo también en el tamaño del mercado”.

Pero detectar a una emprendedora exitosa no significa creer que el ascenso es una línea recta. Tanto Moschini como Diez Barroso coinciden en que el camino es siempre un “zigzag” y que “el emprendedor exitoso es el que tiene ese olfato para darse cuenta que las cosas cambian y que debe alinearse a los cambios del mercado”.

Los cuatro pilares

¿En qué consiste formarse como inversora? ¿Cuáles son los cuatro pilares en los que se sostiene la Escuela de Inversoras? La educación, la inversión, el acompañamiento y los eventos de valor son fundamentales en todo el proceso. Se trata de acceder tanto a la experiencia directa de inversoras con larga trayectoria como a oportunidad de inversión en compañías lideradas por mujeres.

Entre los múltiples contenidos de esta instancia de formación se enseña a las futuras inversoras a reconocer su propio perfil de riesgo, identificar las últimas tendencias en negocios y detectar las inversiones más competitivas.

Más información sobre Escuela de Inversoras

Mira el conversatorio completo en el canal de YouTube de Unicorn Hunters

Sepa más: