Perú repudia acciones hostiles a embajada de Brasil en Honduras

Demandó además el cese inmediato de las acciones hostiles contra la embajada de Brasil en Honduras, que refugia al depuesto presidente de ese país, Manuel Zelaya.
Foto: ANDINA
El gobierno de Perú demandó ante el Asamblea General de las Naciones Unidas el cese inmediato de las acciones hostiles contra la embajada de Brasil en Honduras, que refugia al depuesto presidente de ese país, Manuel Zelaya.

El encargado del pronunciamiento peruano fue el ministro de Relaciones Exterior, José Antonio García Belaunde.

"En la actual coyuntura también merecen todo nuestro repudio las distintas medidas que se han adoptado contra la sede de la Representación diplomática del Brasil en ese país, las que deben cesar de inmediato", señaló.

Indicó que Honduras debe salvaguardar la seguridad de la representación diplomática brasileña en Tegucigalpa, en virtud a la "Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas".

Refirió que en América Latina se vive un momento crucial para la consolidación de la democracia y la promoción de los derechos políticos y sociales de sus pueblos.

"Es por ello que el Perú quiere manifestar su profunda preocupación por los hechos que se han sucedido en un país hermano como es Honduras, donde se ha interrumpido abruptamente el sistema democrático", dijo.

Sostuvo que el retorno del presidente Manuel Zelaya a Tegucigalpa debe ser aprovechado por todas las fuerzas políticas hondureñas a fin de establecer un gobierno de unidad y reconciliación nacional, de conformidad con el Acuerdo de San José.

Invocó a que se utilicen los medios absolutamente pacíficos para avanzar a un proceso de elecciones libres, democráticas y transparentes que garanticen la elección de un gobierno respetuoso de la Constitución.

"Hacemos un llamado al dialogo que conduzca al restablecimiento del sistema democrático en ese país", puntualizó.

Consideró que gobierno de 'facto' de Roberto Michelleti se está "entrampando y cada día es más difícil una salida rápida, viable y menos costosa" para resolver la crisis tras el golpe de Estado del pasado 28 de junio. Andina