Polémica en Chile por posible inclusión de violadores de DDHH en indulto

La posibilidad de que el beneficio incluya a militares que cometieron asesinatos durante el régimen de Pinochet, generó preocupación en sectores de centro-izquierda.
Foto EFE (Referencial)
El pedido que presentará la Iglesia para indultar por razones humanitarias a decenas de presos con motivo del bicentenario de la independencia, abrió polémica en Chile ante la posibilidad de que puedan beneficiarse algunos condenados por crímenes de lesa humanidad cometidos en dictadura.

Este martes la Conferencia Episcopal chilena inició reuniones para afinar la propuesta que entregará al Gobierno el viernes.

"La Iglesia tiene una tradición que consiste en que en las grandes ocasiones se debe conceder un gesto de clemencia para las personas que más sufren.

En materia carcelaria, por ejemplo, a personas que ya hayan cumplido parte de la condena", dijo a la AFP un portavoz del episcopado que requirió anonimato.

La propuesta no traerá una lista de personas a liberar sino los criterios a aplicarse en el indulto, como la avanzada edad o una enfermedad.

Según las leyes chilenas, una vez recibido el pedido de la Iglesia, el Gobierno debe estudiarlo, hacerlo suyo y enviar un proyecto al Congreso, para su aprobación o rechazo.

La posibilidad de que el beneficio pueda incluir a militares -varios de ellos enfermos o de avanzada edad- que cometieron asesinatos y torturas durante el régimen de Augusto Pinochet, generó preocupación en sectores de centro-izquierda.

"Tengo la mejor disposición para estudiar la propuesta que haga la Iglesia para presos comunes con enfermedades terminales o de avanzada edad. Pero no estoy dispuesto a conceder indulto a violadores de derechos humanos", dijo el diputado del Partido por la Democracia (PPD, oposición), Jorge Tarud, a la AFP.

"Mañana estos crímenes podrían volver a ocurrir y los autores sabrán que luego los indultarán", añadió.

Para el ex presidente y hoy senador de la Democracia Cristiana, Eduardo Frei, "hay muchas personas (víctimas de la dictadura) que debieron esperar 20 o 30 años para lograr justicia, mientras hay otros que aún no la consiguen. Sería una burla que quienes destrozaron sus vidas queden en libertad".

En tanto, desde el oficialismo, integrado por partidos de derecha que crecieron al alero de la dictadura, piden que los criterios de humanidad no dependan del tipo de delito que cometió el posible beneficiado.

"No me parece que cuando se definan criterios de humanidad, se digan que los tipos de delitos de derechos humanos, por razones políticas, quedan fuera. Esa es una discriminación que no corresponde a un delito del indulto", consideró el diputado de la Unión Demócrata Independiente (UDI, 
ultraconservador) Felipe Salaberry.

"Aquí no hay aprovechamiento de nadie con respecto al indulto. Aquí hay una propuesta de la Iglesia Católica que se va a decidir", aclaró.

El comandante general del Ejército, José Fuente-Alba, consideró recientemente que "siempre lo que contribuye a la clemencia y tiene carácter de humanidad para personas privadas de libertad con avanzada edad, tiene un sentido positivo".

El Gobierno, por su parte, ha preferido la cautela.

"El indulto no está en nuestro programa de Gobierno sino que es una iniciativa de la Iglesia, y nos vamos a pronunciar una vez que conozcamos en concreto en qué esta pensando la Iglesia", precisó el ministro de Justicia, Felipe Bulnes.

En mayo último familiares de militares presos por crímenes durante la dictadura se quejaron por la muerte de un militar enfermo que purgaba condena por el asesinato en dictadura de un matrimonio opositor al régimen de Pinochet.

El suboficial Héctor Vallejos, quien padecía de un cáncer vesicular terminal, falleció de un paro cardiaco a los 71 años, y purgaba condena en la cárcel de Punta Peuco (35 km al noreste de Santiago).

Unas 3.000 personas murieron o desaparecieron durante la dictadura de Pinochet (1973-1990) y unos 500 militares de la época están procesados por estos casos.

AFP