Eclipse lunar visto desde Islamabad, en Pakistán, país vecino a la India. | Fuente: AFP

La India suspendió esta semana el lanzamiento de su segunda misión a la Luna, Chandrayaan-2, con la que pretende explorar el polo sur del satélite, una tarea que ningún país ha logrado antes. La misión, que había llenado de expectativa al país asiático y a la comunidad científica internacional, ha sido reprogramada para este lunes 22, según se dio a conocer este jueves.

"Se detectó un problema técnico en el sistema del vehículo de lanzamiento (...) Como medida de extrema precaución, se ha cancelado por hoy el lanzamiento del Chandrayaan-2", informó el último lunes en Twitter la organización de Investigación Espacial de la India (ISRO), sin dar mayores detalles de lo ocurrido.  El mensaje llegó cuando faltaban unos diez minutos para el lanzamiento, previsto para las 02:51 a.m. de ese día, desde una plataforma en la base de Sriharikota, en el estado suroriental de Andhra Pradesh. 

Esta misión debía permitir a la India ser el cuarto país en lograr un alunizaje y el primero en colocar una sonda robot en el polo sur, donde se ha detectado la presencia de hielo, crucial para una eventual colonización del satélite y como carburante para misiones interplanetarias.

¿Qué fue lo que pasó?

Según la agencia espacial, se detectó el "problema" cuando faltaban 56 minutos para el despegue. "La nueva fecha de lanzamiento será anunciada más tarde", concluyó ISRO el, sin aportar más detalles, aunque ahora se conoce que el lanzamiento será este lunes 22. Si bien no hubo más detalles oficiales sobre en qué se falló, la prensa india dio más explicaciones sobre lo ocurrido: según un científico de alto rango citado por el periódico The Times of India, el problema fue una fuga en la pieza de combustible de helio del cohete.

"Tras recargar el helio, encontramos una caída de la presión, indicio de que había una fuga", dijo el científico, no identificado, quien consideró que era posible que hubiera "varias fugas". "Tuvimos suerte de que la misión no entrara en la secuencia de lanzamiento automático, si no habríamos estado perdidos", agregó un alto funcionario de la ISRO citado por The Hindustan Times. De acuerdo con esta información, los científicos "se apresuraban para detener la fuga" y poder realizar el lanzamiento, hoy programado para el 22 de julio.

El lanzamiento, antes de ser cancelado, había reunido a varios indios. | Fuente: AFP

¿En qué consistía la misión?

Compuesto de una sonda que orbitará alrededor de la Luna, un módulo de alunizaje y el vehículo lunar propiamente dicho, esta misión toma la posta de la Chandrayaan-1, lanzada en 2008 y que logró hacer más de 3.400 órbitas alrededor del satélite. El vehículo tenía previsto aterrizar en el hasta ahora virgen polo sur de la superficie lunar hacia el 6 o el 7 de septiembre con la intención eminentemente científica de descubrir más sobre la composición mineral del satélite y la presencia de agua, aunque se espera que esa fecha haya sido pospuesta una semana.

Luego exploraría la superficie lunar durante unos 14 días, en los que recorrería unos 500 metros, mientras que la sonda permanecería en órbita lunar durante algo más de un año para recabar información del satélite terrestre. Si finalmente la misión lograse culminar con éxito, dada la dificultad de completar un aterrizaje controlado en la Luna, la India se convertiría en el cuarto país en practicar un alunizaje, después de Estados Unidos, Rusia y China.

La carrera espacial de la India

India desarrolló el vehículo lunar con sus propios medios, y no con ayuda rusa como estaba inicialmente previsto, aunque la misión estaba programada en un principio para poco después del primer lanzamiento a la Luna en 2008. Este país, con uno de los programas espaciales más activos del mundo, comenzó a colocar satélites en la órbita terrestre en 1999 y forma parte del exclusivo grupo de países que disponen de sistema de navegación por satélite, en el que figuran Estados Unidos (GPS) o Rusia (GLONASS), entre otros.

Los logros de la ISRO se acentúan si se tiene en cuenta que contó con un presupuesto en 2017-18 de unos 1.176 millones de euros frente a los 17.401 millones en 2019 de la NASA, lo que no han impedido que la organización india se haya ganado una reputación favorable. Sus misiones a la Luna y Marte, así como sus económicos lanzamientos de decenas de satélites al mismo tiempo, han contribuido a que muchos países elijan a la nación asiática para poner en órbita sus aparatos de tamaño reducido. Entre sus próximos objetivos están el poner en órbita su propia estación espacial, misiones a Venus o el Sol y su primer envío tripulado al espacio.

(Con información de EFE y AFP)

Sepa más:
¿Qué opinas?