Referencial

Una niña ha estado a punto de perder un ojo por la supuesta paliza que le propinó un profesor en una escuela de primaria en Luxor, en el sur de Egipto, por haber salido al baño sin su permiso, informaron hoy medios de comunicación egipcios.

El estado de salud de la menor, identificada como Rim Gamal Husein, ha mejorado, ya que ha recuperado la vista gracias a la operación que le fue practicada después de sufrir la agresión el pasado 9 de octubre, según la agencia de noticias estatal Mena.

Su oftalmólogo, Amro Nail, declaró que la paciente, que estudia primer curso de primaria (entre 6 y 7 años), se encuentra estable.

Por su parte, el profesor, que fue detenido tras la supuesta paliza, permanecerá otros quince días en la cárcel, mientras que el director y el supervisor del colegio han sido penalizados con un mes de suspensión de sueldo.

El ministro egipcio de Hacienda, Ahmed al Magrabi, señaló que el Gobierno asumirá los gastos hospitalarios de Husein.

El semanario egipcio "Al Usbua" agregó en su página web que el profesor, al que no identifica, impartía Matemáticas y supuestamente pegó a la menor con un cinturón para castigarla por salir de clase e ir al aseo sin su consentimiento en el colegio "Amro ibn el As".

En Egipto es habitual la aplicación de castigos físicos en la escuela.

El 25 de diciembre pasado, un profesor de primaria fue condenado a seis años de cárcel por matar a golpes a un alumno, de 11 años, que no había hecho los deberes. EFE