El presidente de Ecuador, Rafael Correa, concluyó ayer su segundo viaje oficial a China en Shanghái, su capital económica, donde presidió un foro de inversiones ante unos 300 empresarios chinos, y visitó los mayores astilleros del país, buscando inversión para abrir astilleros propios en Ecuador.

Un día antes Correa intensificó su agenda diplomática al reunirse en Pekín con los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro, y Costa Rica, Luis Guillermo Solís, y con el primer ministro chino, Li Keqiang.

La visita de Correa a China inició el pasado lunes, con la participación en la inauguración del I Foro Ministerial China-CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños).

Según EFE, Correa y Maduro intercambiaron opiniones sobre las posibilidades de la nueva asociación de la CELAC y China, en un breve encuentro en Pekín.

El presidente de Ecuador se entrevistó también con el primer ministro chino, un día después de establecer una asociación estratégica con el gigante asiático durante otro encuentro con el presidente de este país, Xi Jinping.

En su reunión con Li, de una hora de duración, Correa destacó el buen momento de las relaciones bilaterales de Ecuador y China, de las que este año se cumple el 35 aniversario.

Li manifestó que China apoyará a Ecuador en el lanzamiento de un programa de desarrollo industrial en los sectores siderúrgico, metalúrgico y naval, para lo que Pekín empleará su experiencia en la producción de bienes de equipo, según informó la agencia oficial china Xinhua.

Además, Correa mantuvo un encuentro con su homólogo costarricense, antes de acudir a la inauguración foro China-CELAC, en la que ambos intervinieron como presidente entrante y saliente del organismo latinoamericano y caribeño.

EFE