Rafael Correa regresó a Ecuador y acusó a Lenín Moreno de una "contrarrevolución"

El expresidente busca expulsar de su movimiento político al actual mandatario Lenín Moreno por haber "traicionado la revolución ciudadana".
Según Correa, el actual presidente Lenín Moreno hizo una alianza con la derecha y banqueros. | Fuente: EFE

El expresidente de Ecuador, Rafael Correa, regresó este sábado a su país por primera vez desde que viajó en julio pasado a Bélgica. Su llegada se produjo en medio de un tumulto en el aeropuerto de la ciudad de Guayaquil protagonizado por seguidores y detractores.

Correa llegó a Guayaquil en un vuelo procedente de Colombia para participar el próximo 3 de diciembre de una disputada convención nacional del movimiento Alianza País, que él fundó. El exmandatario busca expulsar a su sucesor en la presidencia, Lenín Moreno, a quien acusa de haber traicionado la revolución ciudadana.

Durante una conferencia de prensa que ofreció por la tarde, Correa dijo que Lenín Moreno hizo una alianza con el Partido Social Cristiano (PSC), con el grupo del expresidente Abdalá Bucaram y con ciertos banqueros a los que no identificó. “La actitud de Moreno es una completa traición a nuestros principios y aparece como una contrarrevolución desde nuestras propias entrañas”, dijo.

Críticas y posible visita

El expresidente no ocultó la fragilidad política y partidista que su disputa con Moreno ha provocado, pero aseguró que de esta crisis se pueden sacar oportunidades. “Vamos a volver a nuestras raíces de izquierda y a las calles para recomponer el movimiento”.

Correa calificó la gestión de seis meses en el poder que lleva Moreno como un retroceso que se ha expresado en la inmovilización de la economía. Además aprovechó para criticar a la facción de Alianza País que apoya a Moreno y afirmó que están buscando apoderarse de la conducción del movimiento, un hecho que dijo no permitirá.

Respecto a la situación del encarcelado vicepresidente Jorge Glas, quien es procesado por estar involucrado en la trama de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht, el exmandatario comentó que es posible que lo visite en su prisión de Quito. Correa dijo que le parecía incomprensible que un hombre inocente como Glas esté detenido, mientras que los directivos de Odebrecht mencionados en la investigación y que confesaron su culpa fueron sobreseídos por los jueces.

Sepa más:
¿Qué opinas?