Foto: EFE

Ocho veteranos "hibakusha", como se conoce en Japón a los supervivientes de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki, partieron hoy desde el puerto nipón de Yokohama a bordo del Barco de la Paz en una travesía por el mundo para abogar por la abolición de las armas nucleares.

Estos supervivientes, además de un descendiente de la segunda generación de "hibakusha" y cinco activistas antinucleares e igual número de estudiantes japoneses, recorrerán en 86 días más de quince países, entre ellos Colombia, Perú, Panamá y España.

En el puerto colombiano de Cartagena entregarán ayuda humanitaria para los damnificados por las fuertes lluvias del año pasado que causaron 300 muertos y 2,23 millones de damnificados. Forma parte de esa ayuda una veintena de cajas con artículos de aseo personal.

El buque nipón, una organización no gubernamental ambulante, también llevará su mensaje a Tahití (Polinesia francesa), a Polonia y a Oriente Medio.

Uno de los "hibakusha", Tsuboi Susumu, dijo a Efe que mostrará durante la travesía cinco dibujos realizados por él sobre los efectos que causó la bomba atómica lanzada en Hiroshima cuando él tenía 17 años.

"En mi barrio nadie sobrevivió y allí muchos jóvenes se habían movilizado contra la guerra...solo en mi barrio, 12.000 de estos estudiantes murieron. Fue una gran tragedia", lamentó el anciano japonés.

Como resultado de las dos bombas atómicas lanzadas por Estados Unidos sobre Hiroshima y Nagasaki, el 6 y 9 de agosto de 1945, murieron unas 214.000 personas sólo en ese año y en los años posteriores fallecieron más de 400.000 por las secuelas causadas por las radiaciones.

Por ello, el activista tahitiano Gabriel Tetiarahi destacó hoy en una rueda de prensa que la tragedia en Japón debe ser transmitida a las siguientes generaciones para prevenir un hecho similar y "lograr un mundo sin armas nucleares".

En un breve discurso, la embajadora de Colombia en Japón, Patricia Cárdenas, agradeció la ayuda a su país, destacó que "proyectos a favor de la paz no tienen fronteras ni barreras culturales" y confió en que "el mensaje de un mundo sin armas nucleares será escuchado en muchos países".

ste es el cuarto periplo que el Barco de la Paz realiza por el mundo tras las giras contra las armas atómicas que hizo en 2008, 2009 y 2010.

EFE