Terremoto que devastó Chile ´no fue una sorpresa´, según expertos

Científicos aseguran que existían datos que indicaban sobre la posibilidad de que en un periodo de 15 o 20 años ocurriera un sismo de esa envergadura.
Foto: EFE
El terremoto de 8,8 grados Richter que el pasado 27 de febrero asoló el centro y sur de Chile "no fue una sorpresa", según dijo hoy Walter Mooney, geofísico del Servicio Geológico de Estados Unidos, quien se encuentra en este país para estudiar los efectos del sismo.

En un encuentro con periodistas en la embajada estadounidense, el científico sostuvo que "existían datos publicados en revistas científicas, a disposición de todos los públicos, que indicaban que era posible que en un periodo de 15 o 20 años ocurriera un terremoto de esta envergadura" en el centro y sur de Chile.

"No podemos predecir los terremotos, no podemos decir exactamente cuando ocurrirán", destacó Mooney, para quien, sin embargo, "había pasado suficiente tiempo desde el último terremoto, lo que indicaba que era muy probable que hubiera otro".

El geofísico explicó que gracias al gran conocimiento de la población local sobre los peligros de tsunami tras un terremoto, y la larga duración que tuvo el sismo, que permitió a muchos evacuar las construcciones más peligrosas, se salvaron muchísimas vidas. 

No obstante, Mooney, quien se trasladó a Chile en las últimas semanas, recomendó revisar los métodos de construcción de las viviendas del país y evitar edificar en las zonas que han quedado afectadas por el tsunami.

Teniendo en cuenta que Chile es el país más sísmico del mundo, el geofísico destacó la importancia de educar sobre las normas de evacuación por riesgo de tsunami tanto a los chilenos que viven en la costa, como a los residentes en la capital, ya que en el momento de la catástrofe muchos turistas se encontraban en el litoral.

Por su parte, varios científicos chilenos denunciaron hoy la brecha que existe entre la política y la ciencia en la presentación del encuentro "Científicos unidos por la reconstrucción de Chile".

"Teniendo la información, habiéndolo previsto con más de un año de antelación, no fue escuchado suficiente por los medios de la organización civil y política del país", apuntó el decano de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile, Raúl Morales.

"Tendrían que haber tomado medidas de prudencia necesarias para poder instruir a la población y para poder generar mecanismos defensivos", añadió y dijo que espera que el país "saque una lección" de una experiencia que no se puede repetir.

"Vimos que la toma de decisiones no fue la más adecuada porque no hay una estructura científica.  Hubo descoordinaciones aberrantes en la información desde las organizaciones que tenían que alertar de lo que estaba ocurriendo", señaló el científico y coordinador del encuentro, Ricardo Maccioni.

Morales lamentó que dos décadas después del terremoto que azotó Chile en 1985 se haya dado una situación de cobertura comunicacional "similar o tal vez peor" teniendo mejores tecnologías.

Los científicos instaron a mejorar la educación científica y a incorporar la ciencia en la vida cotidiana, además de en las decisiones políticas, de cara a preparar al país ante futuros terremotos.

"Sabemos que, por las condiciones sismológicas de Chile, vamos a estar enfrentados a sismos en el futuro próximo, por lo tanto, debemos priorizar de qué manera desarrollamos los estudios pertinentes y educamos y alfabetizamos científicamente a la población", concluyó Morales.

EFE