Foto: EFE
Monterrey, la tercera mayor ciudad de México, colapsó por las lluvias más intensas en su historia, que superaron las del devastador huracán "Gilberto" en 1988, causadas el miércoles y jueves por el meteoro "Alex" que golpeó la región noroeste del país, informaron hoy las autoridades.

Monterrey, su zona metropolitana, con 3,8 millones de habitantes, y municipios cercanos están "colapsados", reconoció este viernes Rodrigo Medina, gobernador del estado de Nuevo León, en un reunión de evaluación que encabezó el presidente Felipe Calderón.

"La ciudad está colapsada por el fenómeno más fuerte de su historia", insistió Medina, cuyo equipo evalúa los daños y cuenta con pocos datos preliminares sobre los mismos, que se pronostica pueden ser cuantiosos.

Hasta el momento, 7.000 personas fueron evacuadas, 230.000 resultaron afectadas por la falta de agua potable y 140.000 por cortes a la energía eléctrica.

Más de un millón de alumnos de primaria y secundaria se quedaron sin clases en Nuevo León desde el miércoles, y 25.000 trabajadores no pudieron presentarse a trabajar en Monterrey.

Las lluvias ocasionaron la crecida de ríos y arroyos que con su desbordamiento se llevaron decenas de automóviles, causaron daños en la infraestructura vial y en casas, en particular por el paso del río Santa Catarina, que tiene una extensión de 45 kilómetros y cruza la ciudad de Monterrey.

Medina dijo que más 60 puentes han sido dañados y que habrá que reconstruir cuatro que han quedado colapsados en el área metropolitana de Monterrey.

La caída de lluvias en un sólo día fue de 400 milímetros frente a los 300 milímetros del huracán "Gilberto" que en 1988, con categoría cinco, ocasionó la muerte de 282 personas, dijeron los funcionarios en la reunión de evaluación.

El daño en vidas humanas en esta ocasión ha quedado minimizado frente a la catástrofe, dijo Calderón sin mencionar el número de muertos por "Alex".

Fuentes de Protección Civil indicaron a Efe que "Alex" dejó al menos siete muertos en Nuevo León.

EFE