UE exige
El presidente del Consejo de la UE, Charles Michel, se reunió con el primer ministro australiano, Scott Morrison. | Fuente: AFP

La Unión Europea exigió este martes "diálogo" y "claridad" a Australia tras el acuerdo militar y tecnológico sellado con Estados Unidos y Reino Unido, a espaldas del bloque europeo, y que supondrá la ruptura de un contrato comercial con Francia para desarrollar submarinos.

Así lo reclamó el presidente del Consejo, Charles Michel, después de mantener un encuentro "franco" y "directo" con el primer ministro australiano, Scott Morrison, al respecto la alianza conocida como AUKUS.

"La claridad es necesaria entre amigos. El diálogo es clave para construir relaciones fuertes. Permaneceremos en contacto estrecho", señaló el ex primer ministro belga en un mensaje en sus redes sociales, tras el encuentro en los márgenes de la Asamblea General de Naciones Unidas.

Fuentes comunitarias añaden que Michel aprovechó la reunión para reclamar a Australia que mantenga contactos con la UE y los Estados miembros para "construir confianza". Esta petición llega en plena crisis con París que ha llamado a consultas a los embajadores estadounidense y australiano tras lo que considera una "puñalada en la espalda".

Como telón de fondo están las negociaciones entre la UE y Australia para cerrar un acuerdo comercial, un diálogo abierto desde 2018 y que Francia ya está pidiendo aplazar al considerar que Canberra ha demostrado ser un socio poco fiable.

En su encuentro con Morrison, el dirigente comunitario ha recordado que en la reunión del G7 celebrada en el mes de junio en Cornualles los socios pactaron mantener el contacto sobre cuestiones de interés común. En este punto, las fuentes recalcan que la región Indo-Pacífica es de "importancia estratégica" para la UE y sus intereses confluyen con los del país oceánico.

La postura de Francia

El Gobierno galo no ha escatimado críticas contra la alianza tripartita, principalmente por ser el mayor damnificado del pacto, al haber cancelado Australia un contrato millonario para suministrar submarinos.

La polémica sobre este pacto entre estadounidenses, británicos y australianos está marcando la Asamblea de Naciones Unidas en Nueva York. A nivel europeo, la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, cerró filas con Francia y pidió explicaciones a las potencias de habla inglesa. "Hay muchas preguntas abiertas que deben ser respondidas", afirmó, tras tachar de "inaceptable" el trato a Francia.

En una reunión informal de ministros de Exteriores en Nueva York, el Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, señaló que los Veintisiete han mostrado su solidaridad con París y dejó claro que la crisis "afecta a toda la UE en su conjunto".

(Con información de Europa Press)