Foto: EFE
La Policía detuvo hoy a varias personas en Phoenix durante una marcha en la que cientos de activistas de Arizona y otros rincones de EEUU protestaron para exigir la anulación de una ley que criminaliza a los indocumentados -que entra en vigor hoy- y pedir una reforma migratoria integral.

No se sabe exactamente el número de activistas detenidos pero de momento no ha habido enfrentamientos con la policía que custodia fuertemente el área de la protesta.

Al son de tambores y ondeando banderas de EEUU y México, los manifestantes iniciaron su protesta frente al tribunal federal de la ciudad, donde el miércoles la jueza Susan Bolton suspendió los elementos más polémicos de la ley de inmigración SB1070.

Posteriormente, bajo fuerte vigilancia policial y seguidos por la prensa nacional e internacional, los activistas caminaron hasta las oficinas del alguacil del condado Maricopa, Joe Arpaio, que hoy mismo realizará una redada en un conocido sector latino de la capital estatal.

Gritos de "Alto a la SB1070!", "Si, se puede", y "Arpaio, escucha, estamos en la lucha!", competían con el ruido del tráfico, de sirenas de la patrulla policial y de un helicóptero que sobrevolaba la zona.

Los activistas corearon consignas y rimas, a la usanza de la izquierda latinoamericana, con mensajes como "el pueblo unido, jamás será vencido", y "¿Qué queremos? legalización, ¿cuándo? ahora".

La activista Mar Cárdenas viajó desde California para sumarse a las protestas porque, según explicó a Efe, el dictamen de Bolton es sólo una "victoria parcial" y "lo que se requiere es una reforma migratoria integral".

Un activista lucía una máscara con la semblanza de Arpaio y un uniforme de prisionero con rayas blancas y negras, mientras hacía retumbar un enorme tambor que sirvió de banda sonora a lo largo de la protesta.

Mientras una anciana se trasladó a la marcha en silla de rueda porque, a su juicio, la SB1070 es una "ley injusta".

La protesta, organizada por grupos como Promise Arizona y Puente, se produjo horas antes de que la gobernadora republicana, Jan Brewer, presente una recurso del dictamen de Bolton ante el noveno tribunal de apelaciones.

La ley de inmigración de Arizona, conocida como SB1070, entrará en vigor hoy, aunque sin sus provisiones más controvertidas, después de que la jueza Bolton ordenara el miércoles su bloqueo.

Boltón ordenó el bloqueo de tres provisiones clave, incluida la obligación de los agentes de Policía a comprobar el estatus migratorio de una persona a la que hayan detenido por otras razones.

También queda en suspenso la aplicación de otra sección que obliga a los inmigrantes a llevar encima siempre la documentación que demuestre que se encuentren de manera legal en el país.

Igualmente se suspende la sección que convertía en delito el que los inmigrantes indocumentados pudieran pedir empleo en lugares públicos.

La protesta de Arizona es tan solo una de las decenas programadas para hoy en varias ciudades de EE.UU., como parte de una movilización nacional a favor de una reforma que legalice a los doce millones de indocumentados que se calcula viven en este país. EFE