El ministro de Cultura polaco, Bogdan Zdrojewski, inauguró en Varsovia una placa en honor del reportero Ryszard Kapuscinski, uno de los periodistas más reconocidos en todo el mundo gracias a su dilatada obra, lo que le valió en 2003 el premio Príncipe de Asturias en Comunicación.

La esposa e hija de Kapuscinski (1932-2007) estuvieron presentes en el acto, que tuvo lugar frente a la sede de la Agencia Polaca de Prensa (PAP), donde el reportero trabajó desde sus comienzos profesionales y llegó a ser su primer corresponsal en el extranjero.

Ryszard Kapuscinski es considerado como un auténtico trotamundos del periodismo, ya que desde 1958 hasta 1972 viajó por África, Chile, México, Irán y otros países del Tercer Mundo, informando de los acontecimientos que sacudían a naciones sumidas en revoluciones y dramáticos procesos descolonizadores.

De esta etapa como corresponsal extranjero escribió libros como "Sha", "Ébano" o "El emperador", considerados testimonios de excepción de las convulsiones que experimentó el mundo durante aquellos años.

Posteriormente, coincidiendo con la "Perestroika", Kapuscinski realizó un viaje por gran parte de la Unión Soviética, del que salió una de sus obras maestras, "El imperio", relato de la caída de comunismo y de la llegada de la democracia, donde el reportero relató magistralmente la incertidumbre y el caos que vivió la URSS durante esa etapa.

Ryszard Kapuscinski murió en 2007 cuando tenía 70 años y una reputación internacional como uno de los mejores periodistas del siglo XX.

EFE