Foto: EFE

 

A singular espectáculo estuvieron expuestas las personas en Irlanda del norte, Letonia, Noruega y Suecia. Una corriente de viento solar alcanzó el campo magnético dejando una estela de auroras en el hemisferio norte, informó la NASA.

El impacto de los vientos provocó una tormenta polar geomagnética que de leve pasó a intensificarse hasta provocar el fenómeno luminoso.

Según la agencia espacial, la tormenta podría repetirse en los países involucrados y en otros más debido a la violencia con que los vientos solares se desplazan.

En Estados Unidos podrían verse los juegos de luces en Maine, Michigan, Minesota y Washington.