Líbano: Ejército halló 79 contenedores con productos peligrosos en el puerto donde ocurrió la explosión

Estos materiales estaban almacenados ilegalmente y los equipos de seguridad procedieron a destruirlos como medida de precaución por si dicho material había resultado dañado por la explosión y pudiera representar un riesgo. 

Líbano
Los contenedores fueron hallados en el mismo puerto donde ocurrió la explosión de 2 750 toneladas de nitrato de amonio. | Fuente: EFE

El Ejército libanés anunció que ha detectado 79 contenedores con un material que representa un "peligro" en caso de fuga almacenados ilegalmente en el puerto de Beirut, tan solo unos días después de la explosión de 2 750 toneladas de nitrato de amonio que asoló la ciudad.

"Durante el período comprendido entre el 14 y el 22 de agosto de 2020, se detectaron 25 contenedores con ácido clorhídrico, así como 54 contenedores que contenían otros materiales cuya fuga puede representar un peligro", aseguró el Ejército en un comunicado.

Según los militares, que no dieron detalles sobre el resto de materiales, las operaciones llevadas a cabo se realizaron en la zona portuaria con un equipo de expertos franceses que llegaron pocos días después de la explosión del pasado 4 de agosto.

Igualmente afirmaron que "estos materiales han sido tratados por medios científicos y métodos seguros, acciones que se están llevando a cabo en coordinación con los departamentos involucrados que operan en el puerto" para deshacerse de ellos.

Una fuente militar, que pidió no ser identificada, indicó que estos materiales estaban almacenados "ilegalmente" y los equipos procedieron a destruirlos como medida de precaución por si dicho material había resultado dañado por la explosión y pudiera representar un riesgo.

La misma fuente aseveró que los productos "peligrosos" almacenados desde antes de que ocurriera la deflagración "no tenían destinatario", sin dar más detalles al respecto.

Esta detección se produce días después de la deflagración de 2 750 toneladas de nitrato de amonio que estuvieron almacenados durante seis años sin custodiar.

El origen de la explosión todavía es desconocido y se ha abierto una investigación en la que colabora la Oficina Federal de Investigación (FBI) estadounidense. (EFE)


Sepa más: