Al menos tres sobrevivientes japoneses de la bomba atómica de Hiroshima participarán mañana en Hiroshima en la ceremonia en la que el presidente de EEUU, Barak Obama, realizará una ofrenda de flores en honor a las víctimas del ataque durante la Segunda Guerra Mundia, en 1945.

Los invitados. Según confirmó este jueves la asociación de supervivientes de Japón, tres de sus miembros fueron invitados a participar en la histórica visita de Barack Obama, la primera de un presidente estadounidense en ejercicio a la ciudad nipona. Se trata de Sunao Tsuboi, de 91 años, y Mikiso Iwasa, de 87, ambos supervivientes del ataque a Hiroshima del 6 de agosto de 1945, mientras que Terumi Tanaka, de 84, se encontraba en Nagasaki cuando tres días después una segunda bomba nuclear fue arrojada sobre esta ciudad por las tropas de EEUU.

No se disculparán. Barack Obama participará el viernes en una breve ceremonia junto al primer ministro nipón, Shinzo Abe, delante del cenotafio que recuerda a las víctimas en el Parque de la Paz, construido en una zona arrasada por la bomba. El mandatario estadounidense realizará un discurso durante el evento, aunque la Casa Blanca ha descartado que éste vaya a incluir una disculpa.

Conciencia nuclear. Sunao Tsuboi, que tenía 20 años cuando estalló la bomba atómica sobre Hiroshima, es el presidente de la Asociación de Supervivientes de su ciudad. El ciudadano nipón aseguró que soñaba con que el presidente de EEUU visitara Hiroshima para hacerle entender lo importante que es abolir los arsenales nucleares. Japón es el único país que ha sido víctima de esta clase de ataques. Las bombas lanzadas en agosto de 1945 acabaron con la vida de 80.000 personas en Hiroshima y de otras 74.000 en Nagasaki, pero las víctimas mortales aumentaron por miles durante los años posteriores debido a las heridas y a los efectos de la radiación. EFE