Cheryl Bennett Wiygul y su padre Dave Bennett | Fuente: Facebook

Una ciudadana del estado de Florida (Estados Unidos), relató a través de las redes sociales cómo su padre contrajo una bacteria come carne y falleció a las 48 horas de la infección.

"La bacteria come carne suena a un mito urbano. Déjenme asegurarles que no. Tomó la vida de mi papá", escribió Cheryl Bennett Wiygul en su página de Facebook.

El hecho sucedió en Destin, condado de Okaloosa (Florida), una zona muy popular del Golfo de México, hasta donde los padres de Cheryl viajaron para visitarla. En el lugar su familia acudió a playas, practicó deportes acuáticos y disfrutó del baño en una piscina. Nada hacía presagiar la tragedia.

Cheryl contó que su padre Dave Bennett estaba luchando contra el cáncer durante muchos años, pero que en ese momento se encontraba estable y que su madre tomó las precauciones del caso.

"Papá se quedó despierto la noche del viernes y vio una película. Era feliz y hablador, parecía sentirse bien como lo hizo durante toda la semana", indicó.

La pesadilla

El sábado muy temprano, Dave Bennett despertó con fiebre, escalofríos y cólicos. Incluso un dolor insoportable en las piernas. Todo esto doce horas después de estar en el agua. Cuando volvieron a su ciudad, Menphis, los médicos detectaron una mancha negra en la espalda y la zona se encontraba hinchada.

Según relata Cheryl, la mancha negra empezó a crecer y le salió otra. De repente, sus brazos se enrojecieron y comenzó a padecer mucho dolor. Lo internaron en terapia intensiva y murió al poco tiempo. Los resultados médicos precisaron que había contraído Vibrio vulnificus, una bacteria que deriva en fascitis necrotizante.  

"Dijeron que sus órganos estaban demasiado dañados y su sangre era demasiado ácida para sostener la vida. Se había ido el domingo por la tarde. Menos de 48 horas después de salir del agua sintiéndose bien, las bacterias lo habían destruido", describió la hija de Dave Bennett.

Cheryl lamentó que el sistema inmunológico de su padre estaba débil por el cáncer que padecía y aceptó que en un inicio tuvo miedo de la bacteria 'come carne' ya que una niña de 12 años había fallecido una semana antes por este mal. Aunque, en sus dudas se despejaron porque las autoridades indicaron que la bactería ingresó por un corte que la menor tenía en la pierna cuando se bañó en la playa.

"Creo que si hubiera un simple aviso publicado sobre el riesgo de nadar con una herida abierta o un trastorno inmunitario, no lo habríamos dejado entrar. No estoy tratando de asustar a la gente de la playa o nadar. Me encanta el agua y mi papá también. Las personas necesitan saber cómo ser más cautelosas y cómo reconocer los síntomas", señaló.

¿Qué opinas?