Al menos seis personas muertas, centenares de miles sin electricidad, miles con sus hogares dañados o destruidos e inundaciones y devastación por doquier es lo que dejó el huracán Michael, según el recuento que hacen los medios e instituciones de Florida, en Estados Unidos.

Michael se encuentra ya lejos de Florida y transformado en una tormenta tropical, aunque todavía puede hacer daño en su camino al Atlántico.

El gobernador de Florida, Rick Scott, que definió a Michael como un "ciclón monstruoso", solicitó al presidente Donald Trump una declaración de "desastre mayor" para los condados floridanos afectados.

Más de 358.000 familias y negocios están sin servicio eléctrico en todo Florida, debido al paso de Michael, según el Equipo de Respuesta de Emergencia del Estado (SERT, en inglés), que indica que en condados como el de Bay, en donde el ciclón tocó tierra este miércoles, el 98 % está a oscuras.

El canal de información meteorológica Weather Channel cifró en 900.000 el total de hogares y negocios sin electricidad en Florida, Alabama, Georgia y las dos Carolinas.

El mismo medio publica fotografías de algunos tramos de la carretera US 98, que discurre por la costa oeste de Florida, destruidos por la entrada del mar, que llegó a subir de nivel hasta 14 pies (4,2 metros) en algunas zonas. Otras imágenes muestran un panorama devastador de Mexico Beach, reducida a ruinas.

En varios mensajes en su cuenta de Twitter, Scott dijo que ya hay equipos trabajando para restaurar la luz y recoger los escombros y pidió a los habitantes de la zona que se mantengan alejados de las calles para que estos equipos puedan trabajar. (EFE)


0 Comentarios
¿Qué opinas?