. Edmund Zagorski, de 63 años, fue el primer convicto de Estados Unidos en morir por electrocución en cinco años.
. Edmund Zagorski, de 63 años, fue el primer convicto de Estados Unidos en morir por electrocución en cinco años. | Fuente: AFP

Un hombre del estado de Tennessee, condenado por un doble asesinato, fue ejecutado el jueves en la silla eléctrica en Estados Unidos, después de insistir en que se le aplicase este inusual método en lugar de la inyección letal. Edmund Zagorski, de 63 años, fue el primer convicto de su país en morir por electrocución en cinco años.

Zagorski fue condenado a muerte por el asesinato en 1983 de dos hombres a los que atrajo a una zona boscosa con la promesa de venderles marihuana. Los cadáveres de las víctimas fueron encontrados dos semanas después, fusilados y degollados.  Una apelación de 11 horas ante la Corte Suprema de los Estados Unidos fue denegada.

Solo nueve estados de Estados Unidos siguen usando la silla eléctrica como una forma de pena capital. En Tennessee el método no se usaba desde 2007. El Departamento de Correccionales del estado del sur dijo que la ejecución se llevó a cabo "de acuerdo con las leyes" de Tennessee. Zagorski fue declarado muerto a las 7:26 pm (00H26 GMT del viernes). Pidió como comida final nudillos de cerdo en escabeche y colas de cerdo.

Controversia

En Tennessee, las personas condenadas a muerte antes de 1999 tienen derecho a elegir entre los dos métodos de la pena capital. Los funcionarios inicialmente tenían la intención de realizar una inyección letal, que se ha vuelto más común, pero Zagorski protestó por el uso estatal de un cóctel de tres medicamentos que incluye el polémico sedante midazolam.

Cuando la Corte Suprema del Estado rechazó su recurso, pidió ser ejecutado en una silla eléctrica. El midazolam ha sido el foco de numerosos recursos judiciales en casos de pena de muerte, ya que los abogados han argumentado que no puede prevenir adecuadamente el sufrimiento durante las ejecuciones.

La octava enmienda a la Constitución de Estados Unidos proporciona protecciones contra el "castigo cruel e inusual".  La abogada de Zagorski, Kelley Henry, dijo que el Estado lo había obligado a "elegir entre dos métodos de muerte absolutamente bárbaros".  "El protocolo de tres drogas del Estado es ciertamente una tortura", acusó.

"Requerimiento macabro"

Robert Dunham, jefe del Centro de Información sobre Penas de Muerte, que rastrea las ejecuciones en Estados Unidos, dijo: "Lo que estamos viendo en Tennessee es un resultado directo del requisito macabro de la Corte Suprema de Estados Unidos de que los presos propongan un método alternativo de ejecución antes de que la Corte evalúe si el que el Estado busca usar es inconstitucionalmente cruel".

"Se dice mucho sobre los fracasos de la inyección letal como método de ejecución, si un prisionero opta por un método que considera será medio minuto de tortura en lugar de uno que considera 18 minutos de tortura", agregó Dunham.  Antes de la ejecución del jueves, la electrocución solo se había utilizado en todo el país para 14 penas de muerte de un total de 900 desde 2000, y no se había utilizado en absoluto desde 2013.

AFP