Ciudadanos miran la zona del accidente en Italia.
Ciudadanos miran la zona del accidente en Italia. | Fuente: AFP

El puente que se desplomó este martes en Italia y provocó la muerte de más de 30 personas es una construcción de los años sesenta que se fue debilitando con el tráfico de camiones pesados y generó durante los últimos años polémicas por su costoso mantenimiento. Inaugurado en 1967, hace 51 años, el puente comenzó a ser controlado tan solo 20 años después por problemas estructurales, lo que dividió al mundo de la ingeniería.

"Representa el fracaso de la ingeniería", aseguró el ingeniero Antonio Brencichun, profesor de la Universidad de Génova, quien había propuesto su demolición por haber sido "mal construido, con serios problemas de desnivel". Proyectado por el ingeniero italiano Riccardo Morandi (1902-1989), autor entre otros del puente "General Urdaneta" sobre el lago de Maracaibo, en Venezuela, entre los más largos del mundo y que se hundió pocos años después tras el choque de un barco petrolero, su mantenimiento era considerado excesivo.

Cruzado por unos 25 millones de automóviles al año, el puente Morandi tenía una longitud de 1.182 metros, una altura desde la autopista de 45 metros y contaba con 3 pilones de hormigón armado que alcanzaban los 90 metros de altura. Construido con una estructura mixta de hormigón armado y concreto, el puente fue inaugurado el 4 de septiembre de 1967 en presencia del presidente de la República, Giuseppe Saragat. Desde su construcción, sin embargo, el puente generó controversias.

“60 años no son nada”

Según la página web "ingegneri.info" ese tipo de infraestructuras debería tener una vida de al menos 100 años. "60 años no son nada para un puente así", sostienen los expertos, que recuerdan las numerosas obras de remodelación a las que ha tenido que ser sometido contra las grietas y la degradación del hormigón.  A principios de los años 2000, los cables de suspensión realizados en los años 1980 y 1990 fueron sustituidos.

"Es que hace 50 años se creía que el hormigón armado era eterno. En cambio dura sólo unas pocas décadas", explicó a la prensa Diego Zoppi, ex presidente de la orden de arquitectos de Génova. "Las vibraciones producidas por el tráfico de camiones ultrapesados provocaron también microfisuras al cemento", lamenta la periodista Milena Gabanelli, quien denunció el crecimiento descontrolado del tráfico de mercancía con camiones en Europa.

La Fiscalía de Génova ha abierto una investigación sobre la caída del puente, la cual busca responde a "una sola pregunta, ¿por qué ha sucedido?”. "Este es nuestro objetivo y para lograrlo haremos todo lo que sea necesario", explicó este miércoles el fiscal general Francesco Cozzi a la televisión pública Rai. La hipótesis con la que parten es que “No ha sido una fatalidad, sino un error humano", lo que apunta a los responsables de su edificación y de su mantenimiento.

(Con información de AFP)