El polémico caso del ‘hacker’ que filtró chats de fiscales Lava Jato y el periodista que los publicó

¿Héroes de la libertad de expresión o cómplices de crimen? Esta es la historia de cómo un hacker actuó, según él de forma gratutia, para filtrar a la prensa chats sobre presuntas irregularidades en el caso Lava Jato en Brasil y cómo fue detenido, un destino que -según ha insinuado Jair Bolsonaro- podría sufrir también el periodista que público los chats.

Walter Delgatti Neto, Gleen Greenwald, Jair Bolsonaro y Sergio Moro. | Fuente: Composición (Folha de Sao Paulo/AFP/AFP/AFP)

Walter Delgatti Neto, un hombre de 30 años, se ha convertido en el más reciente protagonista de la trama Lava Jato en Brasil. A diferencia de otros, no es un empresario, un periodista o un funcionario corrupto, sino una hacker que interceptó chats de fiscales del caso y los entregó a un portal de investigación. Él asegura que lo hizo de forma gratis, pero el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha insinuado que las filtraciones se hicieron medianteun pago y que que el periodista que actuó junto con él debe ir a prisión.

El fin de semana, el hacker confesó haber pirateado comunicaciones de los fiscales del caso Lava Jato en Brasil, pero afirmó que no recibió ningún pago por filtrar la información al portal The Intercept Brasil, según el testimonio policial divulgado este por el canal O Globo. Walter Delgatti Neto fue detenido la semana pasado en el interior del estado de Sao Paulo y en su declaración a la policía, dijo que entregó al periodista estadounidense Gleen Greenwald -uno de los fundadores del portal- los mensajes de Telegram que obtuvo de cuentas de fiscales de Lava Jato, que comenzaron a ser publicados a inicios de junio.

Así fue la filtración

Entre los fiscales cuyos teléfonos fueron intervenidos figura Deltan Dallagnol, jefe de la fuerza de tarea Lava Jato, la operación que llevó a la prisión por corrupción a decenas de empresarios y políticos, incluido el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva. Dado el volumen del material al que accedió el supuesto hacker, en acuerdo con el periodista optó por "crear una cuenta en Dropbox, subió el material y pasó la clave a Greenwald", según la declaración leída por una periodista de Globo.

En "ningún momento dio sus datos personales a Greenwald", a quien no conoce personalmente, agregó. El hombre afirmó además que "nunca recibió ningún pago, valor o ventaja a cambio del material entregado al periodista". Delgatti Netto fue detenido junto a otras tres personas por participar en ataques a teléfonos de autoridades políticas y judiciales, incluyendo mensajes entre los fiscales de Lava Jato y el ministro de Justicia, Sergio Moro, quien antes de asumir su cargo fue el principal juez del caso anticorrupción.

Delgatti Neto aseguró, además, que no fue él quien trató de hackear el teléfono de Sergio Moro. "No obtuve ningún contenido de las cuentas de Telegram del ministro", afirmó. El informe leído en la televisión nada dice de tentativas de inflitración en teléfonos del presidente Jair Bolsonaro, reportadas por la prensa brasileña a lo largo de la última semana.

El ministro Sergio Moro -ex juez del caso Lava Jato que condenó a Lula da Silva- y el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. | Fuente: AFP

Material preservado

Al momento de la detención del ‘hacker’, Sergio Moro felicitó a los agentes que realizaron la operación y dijo que los detenidos son "la fuente de confianza de quienes divulgaron supuestos mensajes obtenidos criminalmente", en referencia a los diálogos de Telegram publicados por The Intercept Brasil. El ministro dijo inicialmente, que el material recuperado en la operación sería destruido, pero la policía afirmó que solo "cabe a la Justicia, en momento oportuno, definir el destino del material".

Al respecto, este jueves el magistrado Luiz Fux, del Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil, determinó que el material obtenido por los 'hackers' debe ser preservado y pidió una copia del mismo para la máxima corte. El juez tomó esta decisión en respuesta un pedido del Partido Democrático Laborista (PDT, por su sigla en portugués), que temía que el material que tenían las cuatro personas que permanecen detenidas fuese destruido. No obstante, la decisión del magistrado deberá ser refrenada por el plenario de la corte suprema en una fecha todavía por definir.

Bolsonaro insinúa que el periodista irá preso

Tras la confestión del hacker, Jair Bolsonaro dijo que Glenn Greenwald "tal vez sea preso" por las filtraciones publicadas en el portal The Intercept. Este comentario que fue condenado por la oposición y asociaciones de periodistas, que lo tacharon de "grave agresión a la libertad de expresión", y por el propio Greenwald, quien afirmó que el presidente de  Brasil "no tiene el poder para ordenar la prisión de personas".

En medio de rumores sobre una posible deportación de Greenwald, Jair Bolsonaro aseguró el último sábado -al final de una ceremonia militar- que "él no se va. Pueden estar tranquilos. Tal vez sea preso aquí en Brasil, no va a serlo fuera, no”. El presidente explicó además que no podría ser deportado por una reciente ordenanza de deportación emitiada por su ministerio de Justicia -a cargo del propio Sergio Moro- pues está “casado con otro hombre y tener hijos adoptados brasileños".

Greenwald, a quien el exanalista de la CIA Edward Snowden reveló los programas de espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) en 2013, vive en Río de Janeiro y está casado con el diputado federal David Miranda, con el que tiene dos hijos adoptivos. "Pícaro, pícaro, para evitar un problema de ese tipo (ser deportado), uno se casa con otro pícaro, o no se casa y adopta un niño en Brasil", completó Jair Bolsonaro. (Con información de EFE y AFP)

¿Qué opinas?