Una campaña contra la COVID-19 en Bolivia recurrió a varios personajes de la Navidad para fomentar la vacunación de menores entre 5 y 11 años, algo que ni siquiera el ‘Grinch’ pudo evitar por más que quiso ya que terminó recibiendo una de las dosis.

| Fuente: EFE

El Hospital Municipal de La Portada, en La Paz, habilitó el "consultorio de Papá Noel" tras una bien recibida convocatoria por redes sociales para llegar con juegos y la entrega de algunos obsequios a los menores de edad aptos para la vacunación.

| Fuente: EFE

Varios niños asistieron al hospital con gorros con motivos típicos de la época navideña y aguardaron con disciplina su turno mientras la actividad estaba animada por el entusiasmo del personal médico que representó a los duendes de Santa Claus, los Reyes Magos y otros personajes.

| Fuente: EFE

Un "¡auch!" fuerte fue el que pronunció Kevin de 6 años quien fue el primero en ofrecerse como voluntario para recibir la vacuna a pesar de que su mamá lo abrazaba tratando de distraerlo del pinchazo que apenas duraba unos dos o tres segundos.

| Fuente: EFE

Camila cuando se sentó para que la vacunaran no dejaba de mirar de reojo lo que hacía la enfermera que tenía la jeringa y vana era la charla que intentaba entablar con ella Ofelia, una enfermera que se vistió de duende, que le hacía preguntas para evitar que se asuste.

| Fuente: EFE

Cuando todo iba bien, llegó el ‘Grinch’ para intentar arruinar el programa preparado con amenazas de que "no iba a haber Navidad" y que se llevaría "todas las vacunas" que podía encontrar.

| Fuente: EFE

Al verlo ingresar, un grupo de niños se asombró y sin que de por medio haya ninguna instrucción buscaron convencer al personaje vestido de verde que las vacunas eran buenas y que incluso él debía recibir alguna y apoyar esa tarea.

| Fuente: EFE

Y así fue, el ‘Grinch’ aceptó el desafío, reconoció que la vacuna no le causó dolor y después todo fue juegos y abrazos con los pequeños que quedaban o que llegaban.

| Fuente: EFE