Buscar
RPP Noticias
Estás escuchando En vivo
 
00:00 / 00:00
Lima
89.7 FM /730 AM
Arequipa
102.3 FM / 1170 AM
Chiclayo
96.7 FM / 870 AM
Huancayo
97.3 FM / 1140 AM
Trujillo
90.9 FM / 790 AM
Piura
103.3 FM / 920 AM
Cusco
93.3 FM
Cajamarca
100.7 FM / 1130 AM
La informacion mas relevante de la actuaidad al momento
Actualizado hace 0 minutos
Ruido político
EP27 | Los Rolex y la estrategia comunicacional del gobierno
EP 26 • 29:31
Metadata
METADATA | E239: ¿Nos tomamos en serio los riesgos de ciberseguridad?
EP 239 • 41:18
El poder en tus manos
EP62 | INFORME | Caso Rolex: la importancia de la transparencia en la función pública
EP 62 • 03:31

El invidente francés que atravesó el mayor desierto de sal del mundo pese a nevadas y tormentas

El profesor francés invidente Alban Tessier, contó en rueda de prensa en el Ministerio de Culturas y Turismo de Bolivia sobre su experiencia.
El profesor francés invidente Alban Tessier, contó en rueda de prensa en el Ministerio de Culturas y Turismo de Bolivia sobre su experiencia. | Fuente: EFE | Fotógrafo: Martin Alipaz

Albar Tessier se preparó tres años para su hazaña: atravesar en una semana los 140 kilómetros de Uyuni, el desierto de sal más grande del mundo, ubicado en el suroeste de Bolivia.

El frío, la nieve y los vientos fueron obstáculos que el francés Albar Tessier, un profesor invidente, tuvo que vencer para atravesar en una semana 140 kilómetros en el desierto de sal más grande y alto del mundo, el Uyuni en Bolivia.  

En una rueda de prensa celebrada en el Ministerio de Culturas y Turismo de ese país, Tessier contó su experiencia en el mayor desierto de sal del mundo, al que definió como "maravilloso" y que le sirvió para demostrar que las personas pueden "vencer sus límites" y salir de su zona de confort.

El francés relató que se preparó durante tres años para realizar esta travesía de riesgo, en los que estudió la geografía del salar y tuvo la oportunidad de hablar con otros que también lograron efectuar esa aventura, para recoger sus consejos.

Durante su comparecencia ante los medios mostró el equipo que le sirvió para hacer el particular viaje: una carpa, un pequeño carro a ruedas y unos cuantos bastones guía. "La travesía fue bastante buena, hubo algunas dificultades los tres primeros días", indicó.

Uno de los momentos más complicados se produjo en la noche del segundo día del recorrido, cuando uno de los anclajes de la carpa se soltó y tuvo que sujetarla él mismo permaneciendo en su exterior hasta las cuatro de la madrugada, aseguró.

Tessier relató que tenía "una mano sobre la carpa" para que no se volara y la otra con el teléfono por satélite para hacer una llamada en caso de mayor urgencia. "Cuando el viento se calmó pude descansar algo, pero fue muy corto tiempo porque luego comenzó a nevar", agregó.

Los fenómenos naturales en el salar sorprendieron a este explorador francés, que no comprendía cómo la nieve se mantuvo en la zona en la que acampó y no así unos metros más allá donde la superficie de sal se mantenía sin nevada.

Los implementos que usó el profesor francés Alban Tessier para su hazaña.
Los implementos que usó el profesor francés Alban Tessier para su hazaña. | Fuente: EFE | Fotógrafo: Martin Alipaz

Una de las noches a la intemperie nevó tanto que tuvo que salir de la carpa continuamente para evitar que la acumulación de nieve la tumbara. "Aquel día estuvo nevando hasta las dos de la tarde", recordó. Este desierto de sal está situado en la región andina de Potosí, en el suroeste de Bolivia, a unos 3.650 metros sobre el nivel del mar.

Inicialmente el francés planificó su recorrido para efectuarlo entre el 17 y 23 de julio, atravesando el salar de un extremo a otro, unos 140 kilómetros entre los pueblos de Llica y Colchani.

Justamente después del tercer día le alertaron sobre algunas tormentas que se iban a producir, por lo que fue evacuado provisionalmente a Colchani para pasar la noche y luego retomar su andar en el mismo punto en el que se había quedado.

"Los días siguientes pude ir mucho más rápido e incluso caminar hasta 26 kilómetros" diarios, señaló. Tessier, que está a punto de perder la totalidad de su visión, destacó que el desafío que encaró es también un mensaje a las personas que como él padecen de alguna limitación física u otra discapacidad. "Hay que seguir viviendo y no ensimismarse", recomendó.

El desafío fue apoyado por una asociación de personas ciegas de su país y por la agencia turística boliviana Alma Turismo, mientras que el Ministerio de Culturas y Turismo gestionó las condiciones para garantizar su seguridad y salud durante el trayecto.

(Información de EFE)

La carpa del profesor invidente y otros accesorios mostrados a la prensa este lunes en La Paz Bolivia.
La carpa del profesor invidente y otros accesorios mostrados a la prensa este lunes en La Paz Bolivia. | Fuente: EFE | Fotógrafo: Martin Alipaz

Tags

Lo último en Latinoamerica

Lo más leído

Suscribirte al boletín de tus noticias preferidas

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Buzon
Al suscribirte, aceptas nuestras políticas de privacidad

Contenido promocionado

Taboola
SIGUIENTE NOTA