Un muerto y 33 detenidos por contrabando en un operativo en Venezuela

Un carnicero de 55 años murió en su propio matadero en el municipio Junín después de un altercado con la Policía. El ministro de Agricultura aseguró que el hombre estaba armado.

Un muerto, 33 personas detenidas y 620 coches confiscados es el resultado de una operación contra el contrabando realizada en el estado venezolano de Táchira, fronterizo con Colombia. El fallecido es Carlos Tarazona, un ganadero que fue abatido tras resistirse armado a las autoridades que iban a detenerle por financiar "grupos paramilitares de la frontera", según dijo el ministro de Agricultura Urbana, Freddy Bernal, de acuerdo con la Agencia Venezolana de Noticias (AVN).

"Este señor se resistió con armas a las autoridades competentes efectuando varios disparos a la fuerza pública", apuntó Bernal que dijo también que Tarazona mataba 800 reses al mes, de las que "solo 200 eran distribuidos en Rubio y el resto iba al contrabando de extracción". Sin embargo, la hija del ganadero, Beatriz Tarazona, negó que su padre tuviera armas cuando iban a detenerle, y ha asegurado que su padre fue "asesinado" por órdenes de Bernal, según vídeos difundidos en Twitter por diputados de oposición.

La Comisión de Política Interior del Parlamento venezolano, de mayoría opositora, inició una "investigación" por la acusación de la hija de Tarazona. "Hemos confiscado para el Estado, por estar incurso en el contrabandaje de gasolina, unos 620 automóviles y, además, lamentablemente hemos tenido que detener a funcionarios corruptos que forman partes de estas mafias", añadió Bernal.

 Detalles de operativo

El titular de agricultura detalló que los servicios de inteligencia se infiltraron durante 15 días en el mercado municipal de Rubio y el trabajo de investigación determinó que los comerciantes estaban involucrados en una serie de delitos. Uno de los ilícitos consistía en obligar a los usuarios a la venta de pesos, lo cual constituye un acto irregular y violatorio de la soberanía y el estamento jurídico venezolano. Además ‘Capos Paramilitares’ determinaban el precio de la carne, el huevo y las hortalizas bajo un parámetro particular que golpeaba la economía nacional.

“El kilo de carne costaba 4 millones de bolívares y entonces todos los venden a ese precio, eso impacta la economía nacional y termina en Caracas a seis y siete millones de bolívares, si suben la carne, suben los huevos, si suben la harina, suben las hortalizas, estos dos mercados marcaban el precio en el estado de Táchira”, criticó Bernal.

Explicó que en estos mercados operaba una casa de cambio de forma ilegal y en la que se encontraron "bultos" de billetes del viejo y nuevo cono monetario venezolano, que presumen, "iban a ser enviados a Colombia".

(Con información de EFE)

¿Qué opinas?