Solo 3% de la energía en Perú viene del aire o del sol

Y la ley impide que crezca más del 5%. En otros países llegaría en tres años a más del 20%. No obstante, en la caleta pesquera de Laguna Grande, en Paracas, la electricidad solo es posible utilizando luz solar y la fuerza del viento.

2 turbinas de viento y 24 paneles solares dan luz a más 500 pescadores en Laguna Grande, Paracas.
2 turbinas de viento y 24 paneles solares dan luz a más 500 pescadores en Laguna Grande, Paracas. | Fuente: Integración

César es un pescador que ha esperado la luz eléctrica por ochenta años. Vive y trabaja en la caleta pesquera Laguna Grande, donde hay pescados, mariscos y conchas de abanico. Además hay otros 500 pescadores, extractores o recolectores. Pero nunca hubo electricidad.

“No imaginé prender una televisión, un refrigerador o un poste de luz. Los pescadores traían sus propios generadores o linternas, y los pobladores usaban velas”, señala César.

En el 2016, la empresa de energía sostenible Waira instaló dos turbinas eólicas y veinticuatro paneles solares en Laguna Grande. Generan electricidad para 35 conexiones, sin interrupciones durante el día y la noche. Además, dan luz nocturna al muelle para la pesca.

En Laguna Grande toda la electricidad viene del aire y del sol. Franco Canziani, ingeniero que diseñó el proyecto, cuenta que las turbinas y los paneles producen energía que se almacena en baterías reciclables. A esto se le denomina una microred de electricidad.

Llevado a nivel nacional, la energía solar y eólica (energías renovables no convencionales) de gran escala puede conectarse a la red eléctrica peruana para aumentar o reemplazar su capacidad. Sin embargo, hoy solo el 3% de la energía viene del sol o del aire.

“Solo el 5% de la matriz energética puede ser por el sol o el viento. Esta barrera legal impide el crecimiento de más proyectos de energía renovable limpia”, afirma Juan Coronado, especialista e inversor en energías renovables. De acuerdo a la ley, Osinergmin debió establecer un nuevo porcentaje objetivo en el 2013.

Otros países de América Latina apuestan más por estas energías. Uruguay o Costa Rica ya producen más del 20% con estas fuentes. Chile, Colombia y Ecuador proyectan el 20% en un promedio de cinco años, señala Pedro Gamio, ex viceministro de energía.

La mayor parte de electricidad se genera por el gas (50% de energías térmica) y el agua (47% de energía hidroeléctrica). De hecho, en los últimos diez años, la hidroeléctrica (también energía renovable o limpia) ha disminuido 20%. Perú ha apostado por el gas natural como fuente energética principal a partir del proyecto Camisea.

Sin embargo, la energía térmica es la más contaminante. Esto se da por el uso de hidrocarburos, como gas, petróleo y diesel. Su quema en actividades como transporte, industria y hogares, emite partículas (PM 2.5), dióxido de azufre y de nitrógeno que afectan la calidad del aire.

Para Gamio, la mejor medida a largo plazo es impulsar las energías renovables. “La contra principal de la tecnología renovable no convencional llevada a las grandes masas es la intermitencia y los altos costos. Los hidrocarburos generan electricidad constante, en cambio aquí se depende del caudal del agua, la luz solar o la fuerza del viento”, señala Canziani.

Sin embargo, el ingeniero Canziani ha probado en Laguna Grande que esto se resuelve con el uso de baterías reciclables que almacenan la energía. Producen una transmisión que no se interrumpe: suelen recargar con sol durante el día y viento en la noche.

Por otro lado, los altos costos se han disminuido en los últimos años, informa Coronado. Según un informe de Osinergmin, los costos de producción eléctrica de las energías renovables se han reducido en los últimos años. Son incluso más bajos en comparación a los combustibles fósiles como el carbón, petróleo o gas natural.

Por una parte, la energía eólica se redujo en 84% en los últimos veinte años, de 0.38 dólares por kilobatio hora a 0.06. La energía solar, solo entre el 2010 y 2015, redujo sus costos un 60%.También ha caído el costo de las baterías para vehículos eléctricos, un 35% entre el 2014 y el 2015.

Conoce más sobre la situación actual de la energía renovable en Perú.

La contaminación por vehículos es el problema ambiental más grave para limeños

La principal razón para cambiar la matriz energética por el uso de energías renovables es la contaminación atmosférica y la calidad del aire. Perú es el país con mayor contaminación de aire en material particulado de América Latina (ver gráfico).

“La mayoría proviene de las emisiones directas de los vehículos y de las partículas suspendidas del polvo en las vías”, señala Fernando Jiménez, especialista en energías.

De hecho, 73% de limeños reconocen la contaminación vehicular como el principal problema ambiental, señala la encuesta de Lima Como Vamos. Es más importante para la ciudadanía que la falta de árboles, el recojo de basura o la propia calidad del aire.

Mariana Alegre, directora de Lima Como Vamos, opina que los limeños aún no se sienten parte de esta contaminación. En la misma encuesta, el 72% responsabiliza al transporte público como el tipo de vehículo que más contamina y solo el 5% al transporte privado.

La contaminación vehicular se genera en principio por la calidad del combustible. El contenido de sulfuro en la gasolina y el diesel determina las emisiones de SO2 que serán las partículas contaminantes. También influye la antigüedad del vehículo, el mantenimiento de motores y el exceso de circulación.

Estudios en Chile, Argentina y México demostraron que se reducía el 25% de emisiones de carbono, nitrógeno y partículas al mejorar las condiciones de manejo.

Además, el PM2, el SO2 y el NO2 son contaminantes dañinos para la salud. Afectan al sistema respiratorio, producen problemas cardiovasculares y causan irritación ocular, según la OMS.

“Expuestos a estos humos, las alergias más comunes son la conjuntivitis y rinitis, así como alergias en la piel. También asma cuando la exposición es más frecuente”, señala Jaime Miranda, médico investigador de la UPCH.  

Según la encuesta del Instituto Integración, 85% de peruanos ha estado expuesto a humo, polvo o ruidos molestos durante su uso de transporte público en el último mes.

 

A largo plazo, se debe promover las energías renovables. Pero a corto plazo, es importante que se promueva el gas natural como reemplazo del diesel y el petróleo tanto para el transporte como la generación térmica.

“En Lima, el Metropolitano ha sido una buena decisión en transporte relacionado al cuidado del ambiente. Todos los buses utilizan gas natural vehicular (GNV)”, indica Alegre.

De hecho, Lima tiene la estación de gas natural para buses más grande América Latina. Se encarga de proveer de combustible a toda la flota del Metropolitano, servicio concesionado por el municipio provincial.

El Metropolitano comenzó a circular en el 2010. Hoy cuenta con más de 400 buses entre troncales y alimentadores. Todos utilizan gas natural. El GNV disminuye la contaminación al producir más energía con menos quema de combustible.

Según un estudio realizado por ProTransporte, un bus del Metropolitano emite solo 2 kilogramos de partículas contaminantes en un año. Mientras que un bus de transporte público que utiliza diesel produce 84 kilogramos.

La elección del gas natural también fue una decisión económica. “El ahorro es del 39% frente al diésel. Y 54% más económico que la gasolina”, señala Augusto Reyes, jefe de operaciones de la empresa Gazel, la cual provee de combustible al Metropolitano.

Otra opción para reducir la contaminación del aire por transporte es la contingencia ambiental. Por ejemplo, en Ciudad de México restringe el uso de vehículos y actividades industriales cada vez que la contaminación supera los límites establecidos.

Cada auto es evaluado para determinar su nivel de emisiones en monóxido de cárbono y nitrógeno. Cuando la contingencia se activa, solo ciertos vehículos pueden circular, según sus emisiones. Esto varía cada día hasta que el aire vuelve a estándares saludables.

Por otra parte, la industria reduce sus emisiones en un 30% y se prohíbe la quema de cualquier tipo de materiales al aire libre. Este año se produjo en México la contingencia ambiental más larga desde el 2000, con una duración de 5 días.

Cabe señalar que durante la contingencia, solo los autos eléctricos e híbridos pueden circular normalmente. Al funcionar con energía limpia, no generan contaminación. Las energías renovables son la alternativa para reducir a cero la contaminación, en este caso, del transporte.


Este contenido es parte de la campaña conjunta La calidad de vida se respira de Cálidda y RPP

___________________________________________________________________________________________________________________

Redacción: Fabrizio Ricalde y Cristina Moreno. Investigación: Maria Isabel Deza. Realización audiovisual: Suny Sime.

Agradecimientos: Franco Canziani, fundador de la empresa de energía sostenible Waira; César Morales y Esther Saravia, pobladores de Laguna Grande, Paracas; Pedro Gamio, ex viceministro de energía; Juan Coronado, empresario y especialista en energías renovables; Fernando Jiménez, especialista en energías de la PUCP; Mariana Alegre, directora de Lima Como Vamos; Jaime Miranda, investigador médico de la UPCH y Augusto Reyes, jefe de operaciones de Gazel.

0 Comentarios