Al menos 250 civiles murieron y más de 1,200 resultaron heridos desde el domingo por los violentos bombardeos de las fuerzas del régimen de Siria contra el bastión rebelde de Guta Oriental, cerca de la capital Damasco.

El balance de la ofensiva, previa a un ataque terrestre contra esta región, el último feudo en el país de los opositores al régimen del presidente Bashar Al Asad, superó el centenar de muertos civiles solo en la jornada del martes, según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

El OSDH informó además que el hospital de Arbin fue bombardeado dos veces por aparatos rusos.

En tanto, la ONU reportó que seis hospitales fueron atacados en las últimas 48 horas en Guta oriental, y que tres quedaron fuera de servicio.

Reacciones

"Ninguna palabra puede hacer justicia a los niños asesinados, a su madres, a sus padres y a su seres queridos", dijo Unicef en un comunicado publicado este martes.

Por su parte, el gobierno de Estados Unidos afirmó estar "profundamente preocupado" por los ataques, según la agencia AFP.

"El cese de la violencia debe comenzar ahora", dijo a reporteros la portavoz del departamento de Estado, Heather Nauert.

La oposición siria en el exilio denunció "una guerra de exterminio" y el "silencio total" ante los "crímenes" del régimen de Asad en la guerra que empezó hace casi siete años.

Hospitales desbordados

Entretanto centenares de personas heridas seguían llegando a hospitales improvisados de la región, donde faltan camas y a muchos heridos hay que cuidarlos en el suelo, indicaron periodistas de la AFP.

"Hemos recibido a un niño de un año, tenía el cuerpo azul, su corazón apenas latía. Cuando le abrí la boca para ponerle un tubo respiratorio vi que estaba llena de arena. Había sido evacuado de debajo de los escombros", explicó el médico Abu Al Yusr a la AFP.

"Una mujer embarazada de siete meses, que tenía una hemorragia cerebral grave, fue transportada a un hospital de Hamuria. Al final sucumbió a sus heridas y no logramos salvar el feto", agregó.

Conflicto

En un comunicado, la coalición de oposición acusa a Rusia, aliada del régimen, de intentar "enterrar el proceso político" para buscar una solución al conflicto que empezó el 15 de marzo de 2011 y que ya ha dejado más de 340,000 muertos.

Desde mediados de 2017, la Guta Oriental era en teoría una de las "zona de distensión" creadas por un acuerdo entre Rusia e Irán, los dos principales apoyos del régimen, y Turquía, que apoya a la oposición, de acuerdo a AFP.

Sepa más:
¿Qué opinas?