La sentencia de muerte fue dictada contra el activista iraní Ruholá Zam, director de la web Amadnews
La sentencia de muerte fue dictada contra el activista iraní Ruholá Zam, director de la web Amadnews | Fuente: AFP / Foto referencial

El Tribunal Supremo de Irán confirmó la sentencia de muerte del activista iraní Ruholá Zam, director de la web Amadnews, por incitar protestas contra el régimen a finales de 2017 en el país, informó este martes el Poder Judicial.

El portavoz judicial, Gholamhosein Esmaili, anunció en rueda de prensa que el Tribunal Supremo examinó el caso y aprobó el fallo emitido en primera instancia por una corte revolucionaria.

Zam, quien vivió varios años exiliado en Francia, fue detenido en Irán por el servicio de inteligencia del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución en 2019 y sentenciado a la pena capital en junio pasado.

Según explicó en junio el portavoz judicial, trece de las acusaciones contra el activista disidente habían sido consideradas por el tribunal como "corrupción en la tierra".

Esa es la denominación que en Irán se da a los cargos más graves como el asesinato, el terrorismo o el alzamiento en armas contra el Estado, y que la jurisprudencia islámica suele castigar con la horca.

El activista fue arrestado tras caer "en una trampa" de los Guardianes de la Revolución, que consiguieron que viajara a Irán, según publicó en su momento este cuerpo militar de elite.

De acuerdo a las autoridades, Zam aprovechó su condición de hijo del clérigo Mohamad Ali Zam para acercarse a los vástagos de altos responsables del país y obtener información delicada sobre el régimen teocrático.

Durante las protestas que estallaron en diciembre de 2017 en Irán contra la carestía y que derivaron en críticas contra el sistema, el canal de Telegram Amadnews de Zam publicó numerosas informaciones e imágenes.

Ese canal fue bloqueado por Irán, que acusó al activista y periodista de incitar a la violencia y de ser "una herramienta en manos de servicios de espionaje extranjeros" contrarios a Irán.

Esas protestas, en las que murieron más de una veintena de personas y miles fueron detenidas, fueron seguidas de otras en noviembre de 2019 contra la subida del precio de la gasolina y el sistema teocrático iraní, que fueron aun más mortíferas.

Zam ya estuvo encarcelado en Irán por su participación en las manifestaciones del Movimiento Verde de 2009 contra las reelección del presidente ultraconservador Mahmud Ahmadineyad.

Tras ser liberado, se exilió en Francia, donde residía hasta su arresto el año pasado.

EFE