Fotografía compartida por Jeremy Buckigham, miembro del Parlamento de Nuevo Gales del Sur, en Australia. | Fuente: Facebook Jeremy Buckigham

Las autoridades de Australia alertaron este martes de nuevos casos de muerte masiva de peces después de que cerca de un millón aparecieran muertos en aguas del principal sistema fluvial del sureste del país, afectado por la sequía y un calor intenso.

El ministerio de Industrias Primarias del estado de Nueva Gales del Sur indicó en un comunicado que con "la prolongación de la sequía en los próximos meses es probable que se registren más muertes de peces si no ocurren una lluvia significativa para generar los flujos de reposición".

Sequía y ola de calor

La alerta sigue a la mortalidad registrada durante el último mes en la cuenca de los ríos Darling y Murray, que abarca más de un millón de kilómetros cuadrados en una valiosa zona agrícola, y coincide con una ola de calor con temperaturas de más de 40 grados.

Las autoridades investigan las causas exactas de esta mortalidad que en el caso del lago Menindee, en el oeste de New South Wales, se atribuyó al impacto causado por una alga tóxica que absorbe el oxígeno.

"Extracción de agua, corrupción y mala gestión"

La sequía que desde hace meses afecta el este del país, considerada una de las peores de las últimas décadas, estaría detrás de la mortalidad de los peces, según las autoridades, si bien varios sectores de las zonas afectadas denuncian la mala gestión de los recursos hídricos.

"No se restaurará la salud del río Darling a menos que se aborden las causas subyacentes de las muertes de los peces y su declive, que son demasiada extracción de agua, corrupción y mala gestión", denunció el diputado independiente de este estado, Jeremy Buckingham, en un comunicado.

EFE

¿Qué opinas?