El presidente de Rusia, Vladímir Putin, se reunió este viernes en el Kremlin con varias leyendas del fútbol mundial, cita en la que también participó el mandamás de la FIFA, Gianni Infantino.

En la reunión participaron el mexicano Jorge Campos (mundialista en 1994, 1998 y 2002), el alemán Lothar Matthäus, campeón en Italia 90, y el holandés Marco van Basten, campeón de Europa en 1988.

También acudieron el croata Zvonimir Boban, tercero en Francia 98, el danés Peter Schmeichel, campeón de Europa en 1992, el uruguayo Diego Forlán, elegido mejor jugador Sudáfrica 2010 y el inglés Rio Ferdinand, mundialista en 1998, 2002 y 2006.

“Permítanme saludarles en el Kremlin de Moscú, expresar mi agradecimiento al presidente de la FIFA por haberlos invitado a todos ustedes al Mundial. Pienso que esto podría convertirse en una muy buena tradición en el futuro, porque ustedes encarnan en gran medida este magnífico deporte, el fútbol”, destacó el mandatario ruso, según el portal Sputnik News.

Putin aprovechó la oportunidad para bromear con las leyendas del balompié. “De los 32 equipos, solo quedan ocho. Ustedes, cómo expertos de clase mundial, quizás podrían compartir conmigo, cuando se retire la prensa, quién en su opinión se llevará la copa este año”, comentó.

Destacó, además, que el Mundial ha deparado “muchas sorpresas” a los aficionados. “Pero eso es lo que hace del fútbol un deporte tan interesante. (...) En eso consiste la belleza de la lucha deportiva. Siempre gana el mejor”, señaló.

Una de esas sorpresas fue la victoria de la selección rusa sobre España, partido calificado por Infantino como uno de los tres más interesantes de los que se han visto en este torneo.

El titular de la FIFA dijo sentirse en Rusia “como un niño en una tienda de juguetes”. “Nos hemos enamorado todos de Rusia. (...) Es cierto que había estereotipos, pero cuando llegas y pasas aquí un tiempo, ves a la gente que vive aquí, ves Moscú en su indescriptible belleza (...) no puedes no enamorarte de este país”.


¿Qué opinas?