Julio Borges fue designado como comisionado para Asuntos Exteriores por Juan Guaidó. | Fuente: AFP

El opositor venezolano Julio Borges, designado como comisionado para Asuntos Exteriores por Juan Guaidó, aseguró este miércoles que ya da por cerrado "el capítulo" de las negociaciones y pidió "al mundo libre" más presión contra "la dictadura" de Nicolás Maduro.

"Lo que se abre ahora es lograr construir con mucha fuerza que el mundo libre siga apoyando a la democracia y al pueblo venezolano, pero que el mundo libre incremente la presión sobre la dictadura", aseguró Borges en una declaración.

El delegado de Guaidó, que reside en Bogotá, aseguró que "quien cierra, quien agota y quien suspende" el proceso de negociación es el Gobierno de Maduro.

El mandatario suspendió el pasado 7 de agosto las negociaciones que tenían lugar en Barbados en vista de que Guaidó, a quien más de 50 países reconocen como presidente interino, "celebra, promueve y apoya" las sanciones del Gobierno de Estados Unidos contra funcionarios del Ejecutivo y empresas venezolanas.

Por eso Borges culpó a Maduro de que las conversaciones "no hayan llegado a un desenlace feliz, a un desenlace democrático".

En su opinión ahora se abren dos caminos, el primero es que "la presión termine fracturando a la dictadura", como denomina al Gobierno de Maduro, y que haya "un desenlace que es totalmente deseable y posible".

La segunda alternativa es que la "presión sea tan fuerte que los obligue a negociar una transición". "Esta presión que estamos convocando al mundo libre a que apoye al pueblo venezolano tiene como destino incrementar la presión sobre Cuba y Venezuela", subrayó.

Tras el fracaso de los diálogos, Borges consideró que la Unión Europea (UE) "fue clara" al asegurar que si la negociación de Barbados "no llegaba a un desenlace democrático vendría entonces una mayor presión a la dictadura". (EFE)


¿Qué opinas?