Fotos: Difusi
Una vez más los premios Grammy fueron como un gran concierto. En la transmisión de este año hubo shows para todos los gustos, desde la ópera hasta el hip-hop. A continuación le nombraremos cinco de los espectáculos más emocionantes que usted no se puede dejar de ver.

Lady Gaga abrió la ceremonia con un show , cuya escenografía la situaba en una fábrica abandona. La excéntrica cantante interpretó su tema "Poker Face", pero antes de terminar el tema, simuló caer en un hoyo de fuego.

Inmediatamente después, Lady Gaga apareció de nuevo en escena junto a Elton John. Cada uno tocando sus respectivos pianos en la melodía de las baladas "Speechless" y  "Your Song".

Otra de las presentaciones más aplaudidas de la noche fue la de Beyonce. La escultural morena apareció en la tarima de los premios Grammy con un cortísimo y escotado vestido negro, el mismo que resaltaba sus atributos.

La diva del pop, que pronto se presentará en Lima, interpretó el intenso tema "If I Were A Boy". Pero entonces, cuando se pensaba que la presentación había terminado, la ganadora de seis Grammys lanzó en una renovada versión del revanchista tema de Alanis Morissette "You Oughta Know".

Mientras que Pink desbordó sus emociones en el Staples Center, lugar donde se realizó la 52 edición de los Grammys. Incluso amenazó con empapar a la multitud durante su performance de alto vuelo de "Glitter in the Air".

Con mucha elegancia, la cantante se sumergió en un charco de agua y demostró sus habilidades acrobáticas con gran gracia.

Totalmente vestidos de negro, los Black Eyed Peas se subieron al escenario no solo para recibir sus tres premios Grammy, sino para realizar un spectacular show con sus dos temas más populares "Imma Be" y "I Gotta Feeling".      

Uno de los momentos más importantes de la noche fue el homenaje a Michael Jackson. Carrie Underwood, Celine Dion,  Usher y Jennifer Hudson interpretaron el tema de "Earth Song", mientras que detrás del escenario se proyectaba un video en 3-D del mismo tema.  

Cabe recordar que Michael Jackson pretendía llevar este material audiovisual durante su gira "This Is IT" en Londres para resaltar el mensaje de la canción que habla sobre el cuidado de la naturaleza.