Fue solo una noche, pero valió por 500 para dejar de lado cualquier crisis gracias a la inagotable vitalidad y renovada madurez de Joaquín Sabina durante su primer concierto en Lima de su nueva gira “500 noches para una crisis”, que lo llevará a varios países de Latinoamérica en los próximos tres meses.

"Contra el olvido, el ébola y la tisis, y contra tiempos de tormenta, bienvenidos a 500 noches para una crisis", anunció Sabina con su voz ronca mientras aparecía en el escenario luciendo un traje verde.

Durante dos hora y media, Sabina detuvo el tiempo para los 1 500 espectadores que abarrotaban el Gran Teatro Nacional.

Hacía 3 años que el público peruano no veía a Sabina en solitario y el músico español no defraudó a los que extrañaban verlo en toda su esencia, ya que interpretó el disco “19 días y 500 noches”, el álbum más importante de su carrera, de manera íntegra para más tarde pasar a rememorar otros de sus grandes éxitos y presentar temas nuevos.