Foto: Difusi
El cantante inglés, Morrissey, salió iracundo del escenario de Liverpool, anoche, después de cantar tan solo dos canciones de su "set list", tras ser golpeado en la cabeza por una botella de cerveza.  

Durante la última fecha de su gira por Inglaterra, Steven Patrick Morrissey se encontraba saludando a sus fanáticos, arrodillado en la orilla de la tarima, cuando un "misil" le cayó encima.  

Después de pararse y limpiarse la cara, Morrissey dijo "adiós" e, inmediatamente, salió del escenario, seguido de su banda.  

A la audiencia reunida en el Echo Arena, y quienes recibirán de vuelta el dinero que pagaron por las entradas al concierto, le dijeron, 15 minutos después de lo sucedido, que el cantante no terminaría su show.  

Como se recuerda, hace un mes, Morrissey canceló dos presentaciones, después de colapsar en el escenario, en un concierto en Swindon.