Camila Fernández, hija de Alejandro Fernández, encuentra su camino en la música con el pop. | Fuente: Universal Music Group

Heredera de la tradición musical de Alejandro y Vicente Fernández, su padre y abuelo, la cantante mexicana Camila Fernández se abre su propio camino en la industria. Alejada de las rancheras y el mariachi, la joven encontró su sonido definitivo al que llama "pop evolucionado"

Su madre, América Guinart, también es artista y de ella aprendió el amor por la guitarra. En su casa se escuchaba desde música clásica hasta rock. Inevitable que fuera artista: "Encontré mi pasión desde muy chica. Estaba muy enfocada, iba a lo que quería. Mi familia me apoyó al aconsejarme de construir mi propio camino, ser auténtica y original. Es lo que quise proyectar en mi trabajo", sostuvo en entrevista virtual con RPP Noticias.

La joven, el rostro femenino de la familia Fernández en la música, encuentra en sus colegas una fuerza que las representa a todas. "Es algo que ahora las mujeres necesitan. Una imagen de mujer fuerte nos empodera a todas. Cada una tiene su papel que cumplir y tratar de dar lo mejor de sí mismas e inspirar a las demás a ser fuertes", destacó la artista quien recalcó que su padre Alejandro la incentivó a trabajar y salir adelante: "de hecho, es muy feminista".

Con solo 22 años, Camila Fernández ha pasado por momentos sumamente difíciles. Hace cuatro años, tuvo un accidente por el que perdió la movilidad de brazos y manos. Eso la obligó a permanecer en una cama durante siete meses. "Me hizo crecer muchísimo. De perder la movilidad a estar ahorita aquí moviéndome y en casa siento que es Disney. Me cambió a ser más fuerte", indicó.

SER MÁS VULNERABLE

A fines de año planea lanzar un disco cuyas canciones terminó durante la cuarentena. "Me sirvió para inspirarme. Pensé que iba a dar un bloqueo creativo, pero saqué lo mejor que pude haber hecho de mí", dice positiva. Un primer adelanto es "Te acostumbraste", una balada con toques de rythm and blues. Un sonido que la ha llevado a experimentar con synth y que siente que por fin la describe y lo seguirá haciendo "hasta que me muera".

La letra de la canción hace referencia a una persona con pareja, pero que quiere estar con alguien más. Algo que la lleva a mostrarse más vulnerable. "Mi material pasado tenía una imagen donde no sentía el dolor. No hablaba del amor hiriéndome sino tenía como una pared de 'siempre digna'. Aquí me veo más vulnerable, sí me caigo, sí sufro, sí tengo sentimientos", reflexiona. Para los próximos temas del disco, promete uno para bailar lleno de sorpresas.

La joven pasa la cuarentena en un "refugio por si se acaba el mundo" que construyó su padre Alejandro Fernández. "Estamos tratando de buscar lo mejor de todo. Ser más optimistas y cuidarnos muchísimo", contó.

Camila Fernández confía que este momento servirá como un punto de inflexión para todos. "Vamos a ser más concientes del cambio climático, menos egoístas pues había gente que no pensaba tanto en los demás", apuntó.

Camila Fernández asegura ser más fuerte después del accidente que sufrió y por el que perdió la movilidad, de brazos y manos, por un tiempo. | Fuente: Universal Music Group
¿Qué opinas?